Gobierno sostuvo que en los últimos diez años el incremento de energía para uso minero aumentó en 60%.

FOTO NEGOCIO ENERGÍA

La minería chilena del cobre, la mayor del mundo en el sector, requerirá hasta el 2020 un 68% más de la energía que consume en la actualidad, para lo cual Chile requiere diversificar su matriz energética, aseguró este jueves el ministro de Minería, Hernán de Solminihac.
«Hasta el año 2020 necesitamos un 68% más de energía que la que hoy día consume la minería», dijo Solminihac, durante la Feria Internacional de Tecnologías Energéticas que se realiza en Santiago.

El gobierno chileno contempla proyectos mineros en el orden de los 104.000 millones de dólares hasta la siguiente década, y que requerirán inversión en el sector energético, «tanto en su consumo eléctrico (directo) más el que se requiere para el uso de agua de mar», explicó Solminihac.

El ministros opinó que se debe incluir «nuevos actores» en el mercado energético chileno para lograr la diversificación de su matriz energética.

«Apostamos a una matriz energética diversificada, utilizando los recursos que el país tiene. Para esto necesitamos de las más altas tecnologías internacionales», declaró, por su parte, Jorge Bunster, ministro de Energía.

Expertos en minería afirman que la falta de energía ha sido una piedra en el zapato para la industria del cobre en Chile, el país con mayor producción mundial del metal con 5,4 millones de toneladas anuales.

A esto se suma la falta de agua en el desierto de Atacama, el más árido del mundo, y donde se encuentran los mayores yacimientos de cobre.

Chile pretende incrementar su producción a ocho millones de toneladas para responder la creciente demanda de China, que al 2024 requerirá el 50% del total de la producción mundial, que alcanzaría a los 36 millones de toneladas (más de la mitad de lo que hoy se produce), según estimaciones del gobierno chileno. (swissinfo.ch)