Controladores desvincularon al vicepresidente de operaciones mina, Fernando Saavedra, y al gerente de seguridad, Leonardo Canales.

Una serie de medidas están tomando las controladoras de Doña Inés de Collahuasi, Xstrata Copper (44%) y Anglo American (44%), para recuperar los niveles de producción del yacimiento, luego que en el primer semestre anotara una caída de 38% en sus volúmenes, tras alcanzar las 145.227 toneladas de cobre fino.

Entre las medidas -señalan fuentes ligadas a la empresa- figura la desvinculación de dos nuevos ejecutivos de la empresa, lo que se suma a la salida, en julio pasado, del presidente ejecutivo de la minera, Giancarlo Bruno, quien estuvo un año y siete meses en el cargo.

Se trata del vicepresidente de operaciones mina del yacimiento, Fernando Saavedra, y del gerente de seguridad y salud ocupacional, Leonardo Canales.

Desde el interior de la compañía explican que la salida de Saavedra -quien fue reemplazado por Alejandro Vásquez- tiene directa relación con los malos resultados del primer semestre. El ejecutivo es sindicado como uno de los principales responsables de la menor producción de la compañía durante 2011 y 2012.

En el caso de Canales -que está siendo reemplazado interinamente por Álvaro Soto-, las razones de su salida, señalan fuentes de la empresa, responden al aumento en las tasas de accidentabilidad que ha exhibido la compañía desde fines de 2010. Ejemplo de lo anterior fue la muerte de tres trabajadores en el primer semestre de este año.

Pero éstos no son los únicos cambios que prepara la nueva administración de la empresa liderada por Miguel Ángel Durán, presidente ejecutivo de las operaciones de cobre de Anglo American en Chile, y Roberto Darouiche, vicepresidente Ejecutivo de la División Joint Venture de Xstrata Copper.

Las fuentes explican que desde que se decidió intervenir la compañía, se instalaron en la empresa 36 especialistas técnicos ligados a Xstrata y Anglo, para realizar un exhaustivo análisis de las razones que provocaron la fuerte reducción de la producción.

Entre los factores asociados a esta baja -señala una fuente- figuran los efectos climáticos que han dificultado la extracción del mineral, problemas en una de las máquinas chancadoras y los molinos de la mina, estimaciones erradas del panorama geológico de algunas zonas de explotación del yacimiento y errores en la implementación del plan minero en general. A lo anterior se agrega una caída en las leyes de mineral, lo que debería mejorar en este segundo semestre.

Los técnicos también están preparando un nuevo plan de desarrollo minero para recuperar los volúmenes históricos de producción de la empresa, los cuales rondan las 500 mil toneladas del metal rojo.

El análisis estaría finalizado a fines de septiembre, y podría traducirse en una serie de cambios en la administración de Collahuasi. Sin embargo, desde la compañía afirman que esta intervención durará hasta fines de año, fecha en que esperan encontrar un nuevo presidente ejecutivo para que lidere el yacimiento.(EMOL)