La ministra del Trabajo Javiera Blanco, afirmó que “vemos espacios de mejoras y perfeccionamientos”.En tanto, la Sofofa y Asociación de Emprendedores aseguraron que la iniciativa es “mala”.Este lunes venció el plazo para el ingreso de las indicaciones al proyecto de reforma laboral del Gobierno, para su discusión en particular en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados.

El Gobierno sostuvo reuniones hasta altas horas de la noche de este domingo y a mediodía de este lunes ingresó sus precisiones fruto de los planteamientos internacionales, del diálogo con distintos actores y de lo sostenido, incluso, por la Corte Suprema.

La ministra del Trabajo, Javiera Blanco, detalló que “vemos espacios de mejoras y perfeccionamientos, así que lo que hemos hecho es tomar algunas de esas ideas que algunos titulares los hemos dado en los temas de la participación de la Dirección del Trabajo por ejemplo, los temas procedimentales, lo que ha establecido la Corte Suprema”.

“Ese proceso que hemos señalado desde el primer día se materializa en estas indicaciones. Lo que hemos acogido no sólo son las indicaciones internacionales, sino la misma Corte Suprema ha señalado en términos de no permitir reemplazos internos ni externos, y eso está en el proyecto así”, especificó.

Indicaciones de parlamentarios

Los parlamentarios y las distintas bancadas de los partidos políticos también presentaron sus indicaciones, incluso el diputado PPD de la Comisión de Trabajo, Tucapel Jiménez, presentó 27.

En la Nueva Mayoría pidieron precisiones a algunos conceptos incluidos en el proyecto original, donde se habla -por ejemplo- de huelgas pacíficas.

“Lo que pasa es que cada diputado ha presentado sus propias indicaciones y en total deben sumar más de 100. La oposición también leí en la prensa que está presentando indicaciones, entonces creo que pueden sobrepasar fácilmente las 100”, precisó el parlamentario.

“Ahora se abre el debate verdadero donde vamos a tener posibilidad de discutir artículo por artículo, corregir lo que haya que corregir y mejorar lo que haya que mejorar. Ahora viene, como se dice en términos futbolísticos, entrar al área chica”, sostuvo Jiménez.

“No va a ser fácil, se abre un proceso de discusión. Yo creo que se viene un debate largo, va a ser difícil cumplir las fechas que nos habíamos hecho esperanzas, pero lo más importante es que salga un proyecto bueno”, concluyó el diputado Jiménez.

Sofofa: Es una mala reforma

En tanto, el líder de la Sofofa, Hermann von Mühlenbrock, sostuvo en declaraciones entregadas a Pulso que la reforma laboral era “mala”.

Manifestó que “la reforma, tal como está, es pésima. Es una reforma absolutamente ideológica, populista y cuya táctica es: coloquemos cosas harto más malas para, por ejemplo, discutir la negociación por rama”, y que “vamos a insistir en que la reforma laboral es mala para la empresa y mala para el país”.

Ante esto, el presidente de la Asociación de Emprendedores, Juan Pablo Swett, indicó que “es el diagnóstico que hoy tienen todos los empresarios, sean micro, pequeños, medianos o grandes”.

“Cuando hay una reforma que no ha sido conversada ni ha sido consensuada entre todas las partes, claramente no puede ser una buena reforma para el país, sobre todo cuando es una reforma que viene de la CUT, que representa a menos de un 5 por ciento de los trabajadores chilenos”, expresó Swett.

“El 90 por ciento de esos trabajadores son del sector público, no son del sector privado, por lo tanto creemos que a esta reforma le falta calle. Compartimos el diagnóstico que es una reforma que no está dialogada, que es una mala reforma para el país”, añadió.

En tanto, Ricardo Mewes, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, explicó que “hemos hecho planteamientos muy serios, no solamente criticando la reforma sino que también incorporando medidas de solución o medidas alternativas”.

Ante estas declaraciones, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, llamó a que “rompamos los mitos y nos enfrentemos a un debate de cara al país sin estas declaraciones poco afortunadas que nada ayudan a enfrentar el debate con altura de miras que el país requiere. Hay acá actores que no quieren que Chile supere la desigualdad”.

Sobre esta confrontación, el académico de la Universidad de Chile Joseph Ramos comentó que “hay algo de verdad en ambos puntos de vista, pero en ambos casos se espera mucho más de lo que se puede lograr”.

“Creo que los costos van a ser menores, entonces estamos hablando de la quinta parte de la fuerza de trabajo y, desde el punto de vista empresarial, eso significará un mayor costo y, por ende, algún impacto negativo en el empleo”, añadió el economista.

Junto a otros gremios empresariales, incluidos todos los que forman parte de la CPC, convocaron a una jornada de reflexión para este miércoles para expresar sus reparos a la reforma laboral, donde uno de sus principales oradores será el histórico militante socialista Oscar Guillermo Garretón.(COOPERATIVA)