Diputados oficialistas que integran la Comisión de Trabajo, fustigaron a la derecha por el anuncio de acudir al Tribunal Constitucional para impugnar la Reforma Laboral. Asimismo, los parlamentarios sostuvieron que “lo más probable” es que la iniciativa deba ser revisada en comisión mixta, ante las indicaciones ingresadas por el Gobierno, lo que podría entrampar aún más su legislación.

Luego del revés sufrido por el Gobierno en el Tribunal Constitucional (TC) en la tramitación de la glosa de gratuidad en educación superior, posiblemente otra de sus reformas estructurales deberá enfrentar la revisión de esta corte: la Agenda Laboral, ante el anuncio de parlamentarios de Chile Vamos de llevar a revisión el artículo que fija la extensión de los beneficios de una negociación colectiva sólo con acuerdo del sindicato, lo que a juicio de la derecha vulnera la libertad sindical.

A esto se suma que diputados de la Nueva Mayoría ven cada vez con más certeza la posibilidad de que la iniciativa deba ser revisada en comisión mixta, si es que el Senado aprueba las indicaciones que puedan introducir la posibilidad del reemplazo en huelga a nivel interno que el Ejecutivo ingresó la semana pasada.

Patricio Vallespín, diputado de la DC, señaló que si bien los parlamentarios de Chile Vamos están en su derecho de recurrir al Tribunal Constitucional, espera que esto “no se transforme en un vicio y un uso completamente abusivo por la mayoría eventualmente circunstancial” que pudieran tener, lo que sería “dañino” para la democracia, y emplazó a la derecha a hacer las cosas “por convicción” y no aprovechándose de “circunstancias eventuales”.

“Si todo, finalmente, se va a resolver en el Tribunal Constitucional, se transformaría en una práctica completamente inadecuada, que lo único que significaría sería que no hay alguna que pudiera tener certidumbre cuando muchos juristas, en el caso concreto de la Ley Laboral, especialistas en tema constitucional, han sido claros respecto a que ni titularidad sindical, ni la extensión de beneficios son elementos que pudieran estar sobre el marco de la Constitución, por tanto me parecería lamentable, pero bueno hay que esperar el proceder de ellos, pero no tengo muchas esperanzas de que lo hagan pensando en el país, sino que más bien en sus definiciones, a veces, bastante restrictivas de lo que son los derechos de los trabajadores”.

El parlamentario de la Falange indicó respecto de las indicaciones ingresadas por el Gobierno al proyecto la semana pasada, que estas requieren ser precisadas para recibir el apoyo de los diputados de la Nueva Mayoría, además de expresar su preocupación porque puedan pasar a llevar el legítimo derecho a la huelga por parte de los trabajadores: “Si no se fijan los estándares básicos que en la Cámara de Diputados aprobamos, es muy probable que termine en comisión mixta en algunas materias, y creo que sería bueno para perfeccionar el proyecto, pero obviamente va a depender de cómo salga del Senado”.

Finalmente, Patricio Vallespín expresó que dadas las posturas de algunos senadores de la Nueva Mayoría, agrupados en la bancada pro pyme, y que se manifiestan en contra de algunos preceptos de la Reforma Laboral como es el reemplazo en huelga o el quorum para formar sindicatos, se ha verificado una labor poco fructífera de parte del Gobierno para ordenar sus filas, incluso entre el Ministerio de Hacienda y del Trabajo.

“Cuando usted ve que existen, de alguna u otra manera, diferencias en temas tan esenciales como el derecho efectivo a huelga, sin duda que ha faltado coherencia, articulación y generación de acuerdos previos, por tanto me parece que, de alguna u otra manera, pudiera significar, incluso desacuerdos al interior del Ejecutivo, que obviamente es una cosa preocupante”.

Tucapel Jiménez, diputado del PPD, sostuvo que el concepto “reserva constitucional”, se está haciendo cada vez más común en el mundo parlamentario, y la derecha está utilizando al TC “como una tercera cámara y lamentablemente el Tribunal está jugando un rol político”, lo que es expresión de la frustración de Chile Vamos por no tener la mayoría en el Parlamento.

En relación a la presentación que desde la CUT harán a la Comisión de Ética del Senado para transparentar posibles conflictos de interés que los senadores de la llamada bancada pro pyme pudieran tener para votar este proyecto, Jiménez sostuvo que en caso que se comprueben, deberían inhabilitarse quienes estén en esa condición.

Para el diputado del PPD, el proyecto contiene cuatro puntos fundamentales que debían mantenerse, tal como salieron de la Cámara: Titularidad sindical, el derecho real a huelga, la extensión de beneficios con acuerdo del sindicato y la ley de piso, no obstante con las últimas indicaciones ingresadas por el Ejecutivo, se desvirtuó la huelga efectiva, lo que llevará la iniciativa a comisión mixta, a juicio el parlamentario.

“Eso no se iba a alterar, y ese era el compromiso del Ejecutivo y el resto sabíamos que los senadores podían hacerle cambios al proyecto, que tienen la disposición de mejorar o corregir algún error que vaya desde la Cámara, pero esos puntos estábamos todos de acuerdo, y si se iba a hacer un cambio ahí, como la indicación que se está presentado ahora, yo creo que lo menos es que debería haber sido socializada con los diputados, también, porque lo que va a pasar acá es que si esto se aprueba en el Senado, espero que los diputados reafirmen su voto del primer proyecto, y lo rechacemos y vamos a comisión mixta. Si lo hubiésemos socializado, a lo mejor habríamos llegado a un acuerdo o hubiésemos buscado entendimientos que hoy día no están”.

Tucapel Jiménez, hizo énfasis en que el trabajo prelegislativo del Ejecutivo en la Reforma Laboral ha demostrado preocupación, por lo que califica como “un descuido” el no haber socializado la indicación que plantea la posibilidad de que exista reemplazo interno en caso de huelga.(RADIO U. DE CHILE)