Federación Minera de Chile considera los malos tratos y abusos de poder, como una constante que se repite en la mayoría de las mineras del país a nivel de jefaturas.

 

Trabajadores de la empresa Aramark, la cual presta servicios de alimentación, mantención y aseo en la minera Lomas Bayas, realizaron una protesta de “brazos caídos” como una forma de denunciar los malos tratos recibidos por parte de jefaturas de dicha firma, que también tiene presencia en faenas como Codelco y Teck Quebrada Blanca.

Durante la movilización, los trabajadores recibieron el apoyo del sindicato de planta de minera Lomas Bayas, el cual respaldó sus demandas.

Pedro Valdivia, presidente del sindicato Lomas Bayas, dijo que “los trabajadores de Aramark no sólo deben soportar el mal trato, ya que también existe una falta de personal que obliga a redoblar turnos y a la duplicidad de funciones, lo cual consideramos constituye una grave falta de parte de una empresa que este 2014 fue catalogada como una de las 144 compañías más éticas del mundo, según el instituto Ethispere que promociona las buenas prácticas de empresas presentes en 21 países del mundo”.

El dirigente explicó, que “durante la jornada del miércoles los trabajadores permanecieron en una sala de televisión no asistiendo a sus puestos de trabajo, como una forma de exigir un pronunciamiento de la empresa respecto de las denuncias realizadas. Por suerte, casi al finalizar el día se logró un acuerdo con representantes de Aramark que llegaron desde Santiago, con la finalidad de destrabar el conflicto”.

Por su parte, Jorge Schumacher, director de comunicaciones de la Federación Minera de Chile, consideró que “los malos tratos, son una constante que se repite en la mayoría de las mineras del país, no sólo a nivel del subcontrato”.

“Por eso, respaldamos a los trabajadores que optaron por la vía de la movilización, como única herramienta válida para hacer valer sus derechos y defender sus intereses. El llamado es a todos los trabajadores, para que denuncien cualquier tipo de abuso de poder del que sean víctimas, ya que basta de que las empresas que maltratan a sus trabajadores, sigan en la impunidad”, concluyó.