Preocupación, malestar y una “sensación de injusticia que no quedará impune” existe en Fundición Chagres de Angloamerican. Esto, producto del despido injustificado de nueve trabajadores de la división que, pese a tener altos estándares y trayectoria laboral, fueron desvinculados -según la compañía- “por necesidad de la empresa”.

En ese entendido, el Sindicato de Trabajadores Fundición Chagres y Sindicato de Empresa Nº 1, se encuentran en Estado de Alerta ya que, como señalaron los dirigentes, “esta arremetida es una de las tantas prácticas antisindicales que la mandante permite y legitima”.

Así lo sostuvo Carlos Iturrieta, presidente del Sindicato de Trabajadores Fundición Chagres, recalcando que “existe el temor latente entre las bases de que los despidos continúen”. Asimismo, Iturrieta responsabilizó en primer término al gerente general de la Fundición Chagres, Pedro Reyes, por cuanto éste “ha dado curso a los despidos, mientras paralelamente están contratando a nuevos trabajadores para los reemplazos”.

“Obviamente, las condiciones laborales de quienes reemplazarán a los compañeros despedidos son inferiores. Además, producto del trabajo que realizaban, la Fundición ha obligado a operadores de plana administrativa a cubrir los turnos que quedaron vacíos luego del despido injustificado”, agregó el dirigente.

Otras más de Anglo: Despidos antojadizos, abusos y malos tratos

Los trabajadores de Fundición Chagres, unidos en ambos sindicatos, vienen denunciando maltrato por parte de los ejecutivos. En ese sentido, han sido los trabajadores quienes han acusado maltrato en las faenas, hostigamiento laboral que “incluso se traducen en garabatos”. Estas denuncias, han sido corroboradas por la Inspección del Trabajo, sin embargo los ejecutivos han desoído todo tipo de advertencia.

Es por ello, que los trabajadores de Fundición Chagres se encuentran actualmente en Estado de Alerta y difundiendo esta “arremetida empresarial”. En esa línea, la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) insta a la mandante transnacional a no generar conflictos innecesarios, a respetar a los trabajadores que son finalmente quienes producen las riquezas en las faenas, y a revertir estos despidos, de lo contrario la paralización será inminente y contará con el respaldo masivo de la CTC.