Entrevista Diario de Antofagasta a Jorge Schumacher, Director de Comunicaciones del Sindicato 1  minera Escondida y de la Federación Minera de Chile.

En pleno proceso de discusión de la esperada Reforma Laboral, uno de los principales actores que han planteado sus reparos son precisamente los trabajadores. Es por ello que conversamos con Jorge Schumacher, Director de Comunicaciones del Sindicato Número 1 de Minera Escondida y de la Federación Minera de Chile, quien entrega la visión de estas importantes organizaciones sindicales respecto al escenario que se plantea a futuro para los trabajadores del país.

schumacher

¿Cuál es su evaluación respeto al rol que ha estado ejerciendo el gobierno de Michelle Bachelet que pronto cumplirá un año, respecto a lo que es la fiscalización de diferentes vulneraciones a los derechos de los trabajadores?

Lo que hace el Gobierno solamente es multar, pero no solucionan el problema de fondo, tiene facultades legales por ley, por ejemplo la dirección del trabajo puede suspender la faena hasta por 10 días, puede cancelar la constancia de trabajo de todas las mineras, pero no lo hace porque el gobierno interviene. En este momento el gobierno, que supuestamente, se perfila a izquierda, apunta al sector empresarial, pero no vemos un interés real, no hay un apoyo a la clase trabajadora.

Pero ahora se está discutiendo un proyecto de reforma laboral. ¿qué sensación le deja a ustedes este proyecto, cumple con lo que los trabajadores han planteado en distintas movilizaciones?

La reforma laboral no cumple para nada nuestras expectativas, o sea si bien es cierto se promociona como un gran avance, en el título, pero en la letra chica no lo es. Lo que está tratando de hacer el gobierno mediante la reforma laboral, es amarrar ciertas legalidades para quitar herramientas de presión a los sindicatos.

Por ejemplo, el titulo primero de la reforma laboral que involucra a todos los dirigentes es fuerte. Lo que aquí ellos quieren es que seamos un objeto pasivo, cortándonos la libertad que tenemos actualmente, para generar una legislación en donde existen trabas. No podemos cortar caminos, no podemos hacer manifestaciones y eso va a significar la perdida de herramientas para que los dirigentes se hagan escuchar.

Otro aspecto es que hoy día las empresas abusan del articulo 161 y lo usan respaldados por el gobierno. Tú vas a ir a un proceso, pero seis meses antes la empresa va usar el 161 para causar temor o la va ocupar después.

Aun así el gobierno los invito directamente, tanto a la Federación Minera como al Sindicato a discutir al respecto de esta reforma, las indicaciones. ¿O finalmente las reuniones fueron netamente por cumplir y no se tomó en cuenta la opinión?

No se toma en cuenta porque la que está invitada siempre es la CUT, pero la CUT en este momento es una organización que es conciliadora, ponen cortinas de humo. De hecho la CUT presentó 25 puntos de los que solamente quedaron 9. No han peleado, no han discutido. La federación hizo una propuesta paralela, ya está en manos de los secretarios, fue entregada en Santiago la semana pasada, estamos en comunicación con los mismos diputados, que están dentro de la comisión de trabajo y se podría decir que tenemos invitación parcial ya para participar de la comisión de trabajo para poder exponer nuestra visión.

Ante la reforma laboral, han aparecido algunas voces que dicen que esto podría afectar el empleo, especialmente del mundo empresarial. ¿Creen que a lo mejor en la discusión respecto a la reforma se está tomando en cuenta más la opinión de estas organizaciones empresariales en desmedro de las organizaciones de los trabajadores?

Por supuesto que sí, en los últimos meses la SOFOFA, el banco internacional, de hecho hace pocos días atrás Luksic también comento respecto a la calidad del trabajo. Ante las reformas las empresas siempre va a crear un clima de inestabilidad  en el trabajo y eso lo estamos viendo. Hay un tema de despidos, de hecho en BHP Billiton se han anunciado despidos para asustar a la gente. El empresariado ha creado este clima, que no se condice con la inversión hacia afuera. Si esa crisis de la que hablan existiera, no estarían invirtiendo lo que están invirtiendo en el país. Es un clima para contrarrestar la opinión de los trabajadores.

 Precisamente respecto al empresariado, últimamente ha habido un caso que ha remecido el ambiente político que hace relación a lo que son estos financiamientos irregulares de las empresas a ciertas campañas políticas. ¿Cual es la visión que tiene usted respecto a estos aportes que fueron entregando ciertas empresas de todo ámbito, incluido el ámbito minero a estas diferentes políticos?

A gusto nuestro cualquier político que reciba aporte de un privado especialmente de una compañía grande como es una minera, para mi gusto personal carece de ética para ser un político, no es tan limpio.

¿Deberían inhabilitarse los políticos involucrados en el caso Penta?

Debería inhabilitarse, es imposible que el país y la clase trabajadora confié en un político que ha sido puesto en este escenario, es imposible. La persona que ha recibido aporte siempre va a estar comprometido con ese empresario. No va a cambiar.

¿Cuales vendrían siendo los puntos que ustedes creen que deberían incluirse en la reforma laboral para estar a favor de los trabajadores?

Bueno los nueves puntos que están planteados, más la derogación del artículo 161, que se preocupe más por la seguridad en el trabajo. Se podría tener una base de una reforma laboral parcialmente buena, pero siempre y cuando esté de acuerdo a lo indicado en los títulos, sin letra chica.  Ahora lo que buscan esos trabajadores es un nuevo código del trabajo, o sea esta reforma es un avance pero no el objetivo, el objetivo final es tener un nuevo código del trabajo, sin la carga maldita que viene en el plan de José Piñera, que solo busca beneficiar a los empresarios.

¿Que medidas pueden tomar los trabajadores para tener mayor peso en este tipo de discusiones que se están dando a nivel nacional sobre la reforma laboral?

Podemos hacer muchas cosas, lo que pasa la clase trabajadora, el trabajador chileno debe darse cuenta de algo primero, que el empresario  y el gobierno tienen el control, tienen las leyes, pero el poder lo tienen los trabajadores. Te imaginas que pasaría si la mayoría de las empresas privadas deja de producir, estamos hablando que deja de producir el 75% del cobre que se exporta en Chile, o sea el poder lo tienen los trabajadores y  la gente que trabaja tiene que darse cuenta de eso. En ese trabajo estamos, organizando a la gente, concientizándolos, diciéndoles que ellos son los que mandan en este país y que si la lucha es dura, va ser dura, nosotros no nos vamos a quedar tranquilos si el gobierno no busca satisfacer las expectativas de los trabajadores, si hay que pelear en la calle en la calle se va a pelear, si hay que presionar se va hacer.

unnamed (8)

En el gobierno hay sectores que muestran simpatía respecto a las demandas laborales,  pero también visiones más alejadas. ¿Como ven ustedes la mano en el gobierno regional?

La vemos más cercana a los empresarios. De hecho la semana pasada la dirección del trabajo en todo Chile iniciaron ciclos de reuniones con todos los sindicatos, en Antofagasta tocó en esta sede de sindicato. Vino el seremi del trabajo y Rubén de Gajardo que es el Director del Trabajo, se juntaron con los sindicatos a darle realce a la reforma laboral donde uno de los puntos más importantes que traen ellos, es que se amplíen las maneras de negociar. Ese es otro punto de la reforma que es muy complejo porque ellos están ampliando las materias como por ejemplo las horas extraordinarias, las salas de cambio, las jornadas de trabajo, todo eso, entonces esas son herramientas que efectivamente al sindicato le permiten negociar más, pero por otro lado vamos a tener que estar incumpliendo normas nacionales y normas internacionales. O sea ,si hoy día las empresas abusan del trabajador y lo hacen trabajar más de 12 horas, con estas modificaciones vamos a trabajar 13 y hasta 15 horas de trabajo y ¿donde está el rol del estado de proteger a los trabajadores? Se va  a lavar las manos y todo esto en beneficio de los empresarios, con una hora que le puedan pagar de más al trabajador, las empresas ganan millones.

Otro tema que ha dado mucho que hablar, especialmente en la región, es el ámbito medioambiental, luego del descubrimiento de niños contaminados con plomo y arsénico. ¿Que imagen les deja a ustedes como sindicato y por otra parte como Federación Minera que estén sucediendo este tipo de hechos?

A nivel de región, ahí tú tienes el mejor ejemplo a que el Estado no cumple su rol. El Servicio de Salud, la Dirección del Trabajo y el Ministerio de Medio Ambiente no cumplen su rol  y el proyecto completo de transporte de mineral está considerando pasar por la región por un mineducto.

Lo que la empresa de Luksic hizo fue presentar un proyecto de impacto ambiental que le fue rechazado, por lo que después hizo estudios privados individuales, por transporte, carga y explotación individual. De este modo no pasa por consulta ciudadana, y en los hechos fue aprobado en Mejillones dichos estudios particulares. ¿Y donde está el Estado, donde fiscaliza la Inspección del Trabajo, donde fiscaliza el Servicio de Salud? Lo que tienen que hacer es tomar un rol activo.

¿Cual es la evaluación que hacen ustedes respecto a las autoridades regionales. Los deja satisfechos o es necesario hacer ciertos ajustes?

La idea es que el Gobierno le entregue mejores herramientas a la Inspección del Trabajo, al Servicio de Salud, para fiscalizar y más allá de fiscalizar, aplicar medidas serias, como la suspensión de la faena. A pesar que esas cosas están estipuladas en la ley,  no lo hacen porque hay una inoperancia de la Inspección del Trabajo, del Servicio de Salud, hay una inoperancia por el Ministerio del Medio Ambiente, al final las leyes están pero no las aplican, hay un temor o hay un interés por parte de los organismos del estado, no hay otra alternativa.(DIARIO ANTOFAGASTA)