Proyecto de Ley de fines del año pasado pone en duda alternancia de la Fesuc y de Ansco para el puesto que en mayo queda vacante.

Tener un asiento en el directorio de Codelco no sólo es un tema que preocupa al gobierno, sino que también a los mismos trabajadores de la estatal. En mayo se renuevan tres puestos en la mesa de la cuprera: el de Marcos Lima, Marcos Büchi y también el de Augusto González, representante de los supervisores de Codelco (los llamados rol A).

Y en por este cupo que la Federación de Supervisores (Fesuc) con la Asociación Nacional de Supervisores del Cobre (Ansco) están en disputa. Según la ley de gobierno corporativo de la estatal, la elección de los representantes de los supervisores se realiza ante una quina que en conjunto presentan la Fesuc y Ansco.

En 2012, los supervisores firmaron un acuerdo para tener alternancia en la mesa de la estatal. Pero ese compromiso hoy está en juego gracias a un proyecto de ley que un grupo de diputados presentó al Congreso a fines del año pasado para modificar el gobierno corporativo de Codelco respecto de la representatividad de los supervisores en el directorio de la compañía.

En la iniciativa legal, los diputados Alberto Robles (PRSD), Marcela Hernando (PRSD), Jorge Insunza (PPD), Alejandra Sepúlveda (IND) y Gabriel Silber (DC), piden dejar fuera a Ansco y que al momento de la elección, solamente se presenten dos quinas: una, presentada por los Federación de los Trabajadores del Cobre (FTC, que agrupa a los roles B, estamento no profesional); y otra, escogida por la Fesuc.

“Existe discriminación entre el estamento rol A y rol B, en cuanto se le reconoce al segundo el derecho a que su organización sindical más representativa proponga una quina de candidatos al directorio, mientras que a la primera se le obliga a consensuar una quina de candidatos con una organización no sindical, ni menos mayoritaria ni representativa”, dice el proyecto de Ley.

Ansco se defiende y señala en una declaración pública que hace 45 años que son reconocidos por Ley como representantes de los profesionales de Codelco. Ahora, agrega, esa representatividad se está poniendo en duda sólo por el hecho de que algunos de sus asociados, dados sus cargos y funciones, se ven imposibilitados de pertenecer a la Fesuc, como es el caso de los profesionales que tienen bajo su cargo supervisores a su subordinación, como los superintendentes, directores y ejecutivos.

El presidente de la Fesuc, Ricardo Calderón, agradeció la gestión parlamentaria e indicó que de prosperar el proyecto, se logrará armonizar el gobierno corporativo de Codelco a las normas contenidas en las directrices de la Ocde sobre empresas públicas, en los convenios de la OIT, así como en las recomendaciones de su Comité de Libertad Sindical. También puntualizó que el cambio estaría en línea con las directrices de la Reforma Laboral.

Agrega que “esta organización gremial (Ansco) se define a sí misma como ajena a los fines sindicales; agrupa a los supervisores y ejecutivos que representan a la empresa (…) En materia de representatividad, sólo afilian a la mitad de la supervisión que representamos como Fesuc en todas las operaciones de Codelco”, dijo.

Desde el actual director de Codelco, uno de sus miembros dice que lo ideal es que ambas agrupaciones resuelvan el conflicto y ve como algo negativo el proyecto de ley presentado por los diputados. Esto, porque de prosperar la tramitación, abre espacio para eventuales otras modificaciones a la normativa que rige a la estatal, lo que a su juicio no sería bueno, pues la ley de gobierno corporativo está en etapa de maduración.

La Tercera