El presidente del sindicato, Iván Mlynarz, afirmó que el objetivo es “alcanzar un acuerdo que permita volver a los cauces normales la relación entre la minera y sus profesionales”.

A 3.500 metros de altura se dieron cita la madrugada del pasado viernes los supervisores de Anglo American para dar inicio a su huelga legal, que busca presionar a la empresa a dar alguna concesión en el marco de una negociación colectiva que ya lleva 45 días en punto muerto.

Un comunicado del sindicato de los supervisores de la minera detalla que a las 5:30 de la mañana se reunieron en la puerta Los Bronces más de 200 profesionales, quienes “afirmaron su convicción de presionar a la plana mayor de la transnacional, buscando que intervengan en el conflicto y modifiquen la posición de intransigencia que ha marcado la actuación de la vicepresidencia de Recursos Humanos, que ha conducido las negociaciones”.

En tanto, el presidente del sindicato, Iván Mlynarz, afirmó que el objetivo es “alcanzar un acuerdo que permita volver a los cauces normales la relación entre la minera y sus profesionales”.

Mlynarz criticó duramente la “intransigencia” de la empresa, que “en 45 días de negociación colectiva se ha negado a hacer cualquier oferta que incluya algún tipo de beneficio o compensación nueva para sus profesionales”. Otra muestra de esta estrategia beligerante, según Mlynarz, es que “la empresa se opuso a prolongar la negociación”, dando paso a la huelga.

La huelga de los supervisores de Anglo American fue aprobada en votación secreta por el 96% de los profesionales, y se estima que pueda causar pérdidas para la minera del orden de los seis millones de dólares diarios.(EL MOSTRADOR)