De igual modo, se sancionó a la compañía por una serie de incumplimientos relativos a fauna, siendo el más relevante la no presentación del Plan de Seguimiento de fauna silvestre, el cual resguarda a especies características de la Región de Arica y Parinacota, como el pato piquero, pato guanay, entre otras.

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) sancionó con una multa de 4.313,3 Unidades Tributarias Anuales –equivalentes a $2.226 millones– a la empresa minera Pampa Camarones S.A., titular de los proyectos “Explotación Mina Salamanqueja” y “Planta de Cátodos Pampa Camarones”, por una serie de incumplimientos asociados al resguardo del componente arqueológico; la no implementación de medidas de mitigación y monitoreo respecto a la fauna del sector; mal manejo de residuos peligrosos, entre otros.

Según informó la SMA en un comunicado, el proyecto que cuenta con Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) de 2011 y 2012, se encuentra en la comuna de Camarones, Región de Arica y Parinacota. Durante 2013 se realizaron actividades de inspección a la etapa de construcción de faenas por parte de fiscalizadores de la SMA, como también del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) y del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN). En 2014, se efectuaron diversas diligencias debido a antecedentes asociados a intervenciones arqueológicas irregulares, lo que incluyó la visita de una perita especializada a la zona.

Luego de un extenso análisis, la SMA concluyó que existen 12 infracciones a las RCA del proyecto. Una de ellas generó un daño ambiental irreparable producto de la intervención a monumentos arqueológicos en una extensión de 15 hectáreas y la no recolección de eventos líticos, que se encuentran emplazados en el sitio denominado “Salamanqueja 12-13”. La acción de la minera causó la pérdida de una importante muestra de dichos eventos líticos, los que se encuentran protegidos por la Ley de Monumentos Nacionales, y corresponden a restos de antiguos asentamientos humanos, pertenecientes al período arcaico-costero, el cual se ubica entre 9000 y 3500 años antes de nuestra era. El actuar de la empresa imposibilitará generar una investigación completa respecto de las condiciones de vida de los habitantes primitivos de ese sector.

De igual modo, se sancionó a la compañía por una serie de incumplimientos relativos a fauna, siendo el más relevante la no presentación del Plan de Seguimiento de fauna silvestre, el cual resguarda a especies características de la Región de Arica y Parinacota, como el pato piquero, pato guanay, entre otras.(EL MOSTRADOR)