Los comercios cerrados, el transporte público interrumpido y las manifestaciones siempre impactan en un país. Pero las dimensiones de una huelga general puede adquirir un alcance considerable si estamos hablando de un país como India, donde se espera que participen en la convocatoria unos 50 millones de personas. 

Según la prensa india, decenas de miles de indios, además, han protestado contra la política económica y las reformas de comercio minorista del primer ministro, Manmohan Singh.

En los estados de Uttar Pradesh y Bihar, en el norte, casi todas las tiendas y edificios oficiales permanecieron cerrados, secundando la huelga general convocada por varios partidos de la oposición. Los manifestantes consiguieron además cortar el tráfico bloqueando carreteras y redes ferroviarias.

La llamada a la huelga tuvo menor resonancia en la capital, Nueva Delhi, y en Bombay ,centro financiero del país. Aunque numerosos comercios permanecieron también cerrados en estas ciudades, las escuelas y administraciones públicas continuaron funcionando.  El tráfico ferroviario también ha sido interrumpido en varios estados.

Los partidos opositores protestan así contra la planeada apertura del millonario comercio minoritario a inversores extranjeros. Según los planes anunciados la semana pasada por el gobierno, en el futuro el 51% de los supermercados y cadenas comerciales podrán pertenecer a empresas extranjeras, lo que hace temer la pérdida de miles de empleos.

Después de un primer aplazamiento, el año pasado, a causa de la protesta política y la ira de los pequeños comerciantes, el primer ministro, Manmohan Singh, ha vuelto a introducir esta reforma la semana pasada como parte de una serie de medidas para “estimular la economía.”

Según la reforma del Gobierno, los grupos extranjeros podrán adquirir hasta el 51% del capital de las tiendas indias multimarca.

Miles de policías se han desplegado en Calcuta donde las tiendas, los mercados y las oficinas sí han cerradas durante 24 horas. ”Los trenes están bloqueados en Bengala Occidental a causa de los huelguistas que ocupan los ferrocarriles“, ha dicho un vocero regional, Samir Goswami.

“La huelga fue un éxito total”, proclamó el presidente del principal partido opositor Bharatiya Janata Party, Nitin Gadkari. “Viendo la inusual respuesta de la gente, el Gobierno debería dar marcha atrás en sus decisiones”, agregó en rueda de prensa en Nueva Dehli.

Algunos activistas de la oposición Bharatiya Janata Party (BJP), se han reunido en las estaciones del estado de Bihar (norte) para bloquear el tráfico ferroviario.

Ante las especulaciones de que la supervivencia del Gobierno podría estar amenazada, el ministro de Justicia, Salman Khursheed, aseguró que su partido “tiene suficiente apoyo de formaciones políticas dentro y fuera del Parlamento”.

Los conductores de autobuses y camiones también han participado para protestar contra un aumento del 12% en el precio subsidiado del diesel.

La capital económica de la India, Mumbai, no se ha visto tan afectada por este movimiento pues los partidos políticos locales se negaron a apoyar la huelga.(THE CLINIC)