Dirigentes de los sindicatos base de la Federación Minera de Chile,  llegaron hasta las afueras de las oficinas de minera Collahuasi en Iquique, donde manifestaron su rechazo a los despidos de trabajadores movilizados.Declaración Pública Sindicato 1 Minera Collahuasi :

“En un acto desproporcionado y de franco matonaje, Anglo American, Glencore y Mitsui, propietarias de Minera Collahuasi, despidieron a 31 trabajadores por participar en el paro del pasado 15 de junio.

Las razones particulares son producto de la incapacidad de las compañías pertenecientes al Consejo Minero, como Collahuasi, para establecer relaciones normales con sus trabajadores más allá de los aspectos contractuales, producto de la visión distorsionada y clasista que considera a su personal operativo intelectualmente inferior y a las protestas como un factor patológico.

Las razones estructurales indican que la forma de organización del trabajo y la producción del modelo neoliberal se encuentra en crisis. Como factor relevante se agota el sistema remunerativo sustentado en la bonificación por encima del sueldo fijo y ya es imposible mantener a la productividad como el único eje del proceso relegando al trabajo a un simple funcionalismo alejado de cualquier creatividad y realización personal. Asimismo, la jerarquía rutinaria está sufriendo un fuerte cuestionamiento porque sólo sirve para presionar al personal inferior y la tasa de crecimiento productiva no contempla la relevancia de los seres humanos.

El manejo de los tiempos muertos no se consensua entre los protagonistas, por el contrario, se mantiene en términos represivos como es disminuir la hora de colación o restar lapsos de descanso en el traslado. Además, existe una evidente contradicción entre la inversión de bienes de capital y la exigencia a los trabajadores al concentrar en ellos una abusiva presión para obtener un alto rendimiento, mientras la compañía sólo se preocupa de potenciar los aspectos buróticos.

A estas insuficiencias se le deben agregar la subcontratación y la polivalencia, la falta de higiene, la indiferencia frente a las enfermedades de altura que, pensados sólo en lo ahorrativo-financiero, complementan la distorsionada manera de enfrentar los procesos productivos en la minería chilena.

Por ello explotó el conflicto de Collahuasi y se alarga en el tiempo generando “incomprensión” en su plana ejecutiva que dice no entender la protesta de sus trabajadores que arriesgan dinero y estabilidad. Es el mismo problema en toda la minería del país y que está latente, por ello, no es una cuestión de buenos y malos, de sujetos desviados o del rebelde que se niega a ser el “buen salvaje”.

En Chile persisten conflictos sin resolverse como son los casos mapuche, estudiantil, del profesorado, portuario, retail, contratistas y ecológicos, a ellos debe agregársele el de Collahuasi como la punta de un iceberg en los yacimientos. Ni la autoridad gubernativa con su falta de iniciativa política ni la represión empresarial o policial pueden solucionarlos y así se mantendrán como factores de una crisis que sólo puede desembocar en más democracia o más represión y el Consejo Minero eligió la última.

Por ello, no nos rendiremos y seguiremos la movilización hasta las últimas consecuencias. De los trabajadores de Collahuasi sólo puede esperarse dignidad y valentía, tenemos orgullo de ser chilenos y ninguna compañía extranjera nos vencerá. Convocamos a los mineros, de planta o contratistas, estatales o privados, a movilizarse y que avancemos hacia el paro nacional minero, por la nacionalización del cobre y el control social productivo, única solución a nuestros problemas”.

SINDICATO N°1 TRABAJADORES COLLAHUASI 

Iquique, 23 de junio de 2015.