Coordinadora Minero-Energética.

FOTO MARCHA TRABAJADORES ENAP

En 2007, una vez concluido el conflicto entre Codelco y grupos de trabajadores de empresas contratistas, los dirigentes sindicales de ENAP, Enami y la minera estatal acordaron formar un frente común sindical, la Coordinadora Minero-Energética, para encarar los problemas comunes que aquejan, según su propio diagnóstico, a los trabajadores de las tres empresas.

El proyecto no funcionó del todo, en parte por los graves problemas de salud que aquejaron a uno de los gestores del acuerdo: el fallecido histórico dirigente de la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores del Petróleo de Chile (Fenatrapech, que agrupa al personal de ENAP), Jorge Matute.

Eso hasta hoy, cuando los máximos dirigentes sindicales de las tres empresas concordaron en la necesidad y la urgencia de reflotar cuanto antes este frente común.

En esa línea, el martes de la próxima semana, en la sede de la CUT, en Santiago, se presentará esta nueva agrupación, con la idea ir sumando a otros sindicatos como, por ejemplo, la propia CUT y representantes de la minería privada, hoy agrupados en distintas entidades como por ejemplo, la Federación Minera.

La idea surgió luego del congreso nacional extraordinario que realizó la semana pasada la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC, que agrupa a la planilla de Codelco), en Santiago. Fue el propio timonel de la FTC, Raimundo Espinoza, quien contactó a los presidentes de Fenatrapech y Fenami, Jorge Fierro y Nora Miranda, respectivamente, para invitarlos a sumarse. Ambos aceptaron.

La inquietud de la FTC surge por dos factores: el primero es que la agenda de los sindicatos de Codelco también incorpora elementos de carácter nacional, como por ejemplo la propuesta de reformar el sistema de pensiones y la renacionalización del cobre. El segundo antecedente es que los tres bloques presentan una realidad compleja, cada uno con sus particularidades.

El presidente de Fenatrapech y además director de ENAP, Jorge Fierro, explicó a PULSO que los tres sindicatos se unen buscando puntos en común. “En el caso de Codelco, ENAP y Enami pertenecemos a empresas estatales y hay factores comunes: Codelco necesita de energía y ENAP es una empresa de energía, aunque falta que el gobierno defina bien ese punto para permitir y apoyar a la ENAP entrar a otros negocios, como por ejemplo el eléctrico. Pese a las sinergias, no hay una discusión para apoyar esa asociación”, explica el dirigente.

En el caso de la petrolera, los trabajadores están preocupados por la falta de propuestas de reforma para la empresa, mientras sigue creciendo la deuda (ya llega a US$5,.000 millones), se acercan los vencimientos (US$1.000 millones sólo este año) y aumentan las pérdidas,

Incluso, dirigentes de la Fenatrapech se reunieron con el ministro de Energía, Jorge Bunster, a fines de febrero, para pedirle apoyo con las reformas. Según explicaron desde el sindicato, Bunst er señaló que compartía el interés de la federación y concordaba en los puntos que se entendían como prioritarios, pero no comprometió plazos para su concreción.

Enami enfrenta un complejo escenario en sus relaciones laborales, que han sido explicitados por la presidenta de la Federación de Trabajadores de Enami (Fenami) incluso en el Congreso. Actualmente, enfrenta una contingencia producto de un requerimiento del gobierno para reducir sus dotaciones, cuestión que los tiene en alerta. Por eso, la idea de reflotar la Coordinadora Minero-Energética llega en momento justo para ellos.

En el caso de Codelco, la agenda apunta tanto a discutir sobre temas de gestión (principalmente lo relacionado con la división Chuquicamata) como también problemas laborales, entre los que destaca una compleja relación entre la máxima dirigencia sindical con la administración encabezada por el presidente ejecutivo de la corporación, Thomas Keller.(PULSO)