Tras la articulación de la nueva directiva del Sindicato de Trabajadores Nº 3, los dirigentes del segundo gremio más importante de Chuquicamata definieron cuatro grandes ejes de acción: resolver temas contingentes, atención al desarrollo y futuro de la división, unidad en la próxima negociación colectiva y la búsqueda de un cambio en la presidencia de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC). Directrices que, tras una serie de reuniones, hicieron suyas también el resto de los sindicatos de la división.

Temas

El presidente del Sindicato Nº 3, Hernán Guerrero, explicó que en la última reunión con el gerente general de Chuquicamata, Juan Carlos Avendaño, se le hizo entrega de los temas que preocupan a los gremios, entre ellos las denominadas «contingencias», que el directivo espera se resuelvan antes del 31 de julio. Mientras que los temas de desarrollo y futuro esperan discutirlo antes de la próxima negociación.

«Los cuatro focos de acción (contingencias, Chuqui Futuro, negociación y FTC) están colectivizados, estos ejes centrales ya son de la dirigencia sindical de Chuquicamata, estamos completamente de acuerdo. Los sindicatos, con las diferencias que hemos tenido siempre y que creo vamos a mantener, estamos todos enfocados en una sola línea», aseguró el directivo sobre la voluntad de levantar y resolver estas discusiones.

Negociación

Entre los puntos de acuerdo más importantes para los sindicatos está la voluntad de los seis gremios del mineral de negociar en forma conjunta en el próximo proceso que está reglado para febrero de 2013. Es así como los sindicatos 1, 2, 3, 5, Minero y Nº 1 de Antofagasta, pese a tener distintas fechas de negociación, irían juntos a la negociación colectiva.

«Eso (fechas distintas) se soslaya con una cosa bien simple: para algunos se llamará contrato colectivo y, para los otros, convenio colectivo. Lo único que cambia es el nombre y entre los sindicatos está totalmente la voluntad de ir todos juntos en la misma fecha y adecuarnos a ese esquema. Esta es una declaración de principio sindical, de acuerdo», explicó el presidente del Sindicato de Trabajadores Nº 1, Hilario Ramírez, sobre cómo se articularía esta iniciativa.

urgencias

Los temas que a juicio de la dirigencia sindical más apremia ser resueltos, incluso antes de la negociación colectiva, son los llamados «Contingencias». Entre ellas figuran los bonos de tercera generación (B3G) pendientes entre los administrativos, personal del hospital del Cobre, laboratorio químico, gerencia proyecto mantenimiento industrial, servicios y suministros.

La revisión del Plan de Incentivo Unico de Egreso (PIUE 2010); ascensos pendiente del año 2011; rechazo al Reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad (RIOHS). Además de los trabajadores contratados recientemente por reposición.

A estos últimos, se suma el desarrollo y futuro de la división, donde se plantea un rediseño y no una reestructuración de algunas áreas de la división como se plantea; la revisión de la gestión de Fundición y Refinería (Fure); cierre de Mina Sur y apertura de Mina Quetena; la conversión de Chuquicamata de una mina a rajo abierto a una subterránea; la externalización del hospital del Cobre.

Finalmente, el proceso de negociación colectiva y el estudio de la relación con la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), que encabeza su presidente Raimundo Espinoza, cupo que los directivos consideran debe quedar en manos de un trabajador de la división Chuquicamata.

Trabajo

Sobre los cuatro puntos de acuerdo, Guerrero, quien fue uno de los artífices del documento, dijo que este fue elaborado previa consulta a los propios trabajadores y que por lo pronto la idea de los gremios es acercarlo a sus asociados.

«Este trabajo nosotros lo realizamos luego de conversaciones permanentes, precisamente con los trabajadores y próximamente se lo vamos a entregar a los trabajadores en una asamblea», informó.

Consultado sobre los siguientes pasos que darán los gremios, el dirigente dijo que «junto con las reuniones internas de cada gremio, tenemos reuniones que hacemos periódicamente entre los presidentes de los sindicatos donde tratamos de alinear los acuerdos de directorio. Además tenemos las reuniones plenarias donde participamos todos los dirigentes de la división, incluido ahora el Sindicato Minero», apuntó Guerrero.

Avendaño

Guerrero, quien tomó parte junto con los otros presidentes de los sindicatos de una reunión con Avendaño el pasado jueves, reiteró la molestia que generó el ejecutivo entre los dirigentes. «Queríamos saber cuál iba a ser su foco de administración, para dónde apuntará, cuáles son sus objetivos principales y dónde iba a sentar su administración y la verdad es que no dijo absolutamente nada», aseguró el timonel del 3.

Misma visión que comparte Hilario Ramírez, quien recordó que fue el propio presidente ejecutivo fue quien comprometió la autonomía de los gerentes divisionales. «Thomas Keller nos aseguró que él es partidario de una administración descentralizada y que la facultad de resolver la tienen los gerentes divisionales, por lo tanto, eso se tiene que dar, porque por ahora él no nos ha entregado su esquema de trabajo», recalcó el dirigente.

Sobre los alcances de la cita, Guerrero agregó que la «única forma de salir adelante» es estableciendo los espacios de participación: «él dice que sí, que el diálogo y los espacios estarán, pero las muestras reales no son esas. Él después de un mes de haber asumido el cargo viene y se reúne con nosotros, cuando se predica que el recurso más importante son los trabajadores. Es más, si no presionamos nosotros por hacer la reunión todavía no se haría», confidenció.

misma línea

El directivo también hizo ver la preocupación en que Avendaño continúe la línea del gerente anterior Julio Aranis. «Lo que une puede presumir es que él seguirá exactamente en el mismo estilo de la administración anterior, el que nos tiene lleno de problemas, la que tiene la división casi en el suelo, con los peores índices y resultados de toda la historia», lamentó.

Guerrero fue un poco más lejos y dijo que a su juicio el ex mandamás de la división Radomiro Tomic no será capaz de articular una administración bajo un sello personal. «Sentimos que él no tendrá la capacidad para poder implementar su estilo propio de administración, lo que nos molesta más todavía, porque cuando tuvimos la reunión con el presidente ejecutivo de Codelco, Thomas Keller, donde él también estuvo presente, el ejecutivo dijo que el gerente general tenía toda la facultad y la atribuciones para resolver los problemas que se presentaran en la división», dijo.

Finalmente, el directivo dijo sobre Avendaño, quien de todas maneras se comprometió con la dirigencia sindical a entregar esta semana una respuesta a los problemas planteados por los gremios. «Aquí aparentemente el gerente general y su equipo no quieren quemarse absolutamente con nada sino que piensan dejarse llevar por la ola», enfatizó.

«Para algunos se llamará contrato colectivo y, para los otros, convenio colectivo. Lo único que cambia es el nombre y entre los sindicatos está totalmente la voluntad de ir todos juntos en la misma fecha».(MERCURIO CALAMA)