Este jueves 30 de noviembre vence el contrato colectivo de los trabajadores del sindicato Quebrada Blanca quienes votarán la huelga en el marco del proceso de negociación colectiva reglada.

El sindicato de trabajadores de minera Quebrada Blanca denunció una serie de prácticas antisindicales por parte de la empresa en el marco del proceso de negociación colectiva reglada que este miércoles vivirá una jornada crucial.

De acuerdo a lo informado por Jorge Flores, presidente del sindicato Quebrada Blanca, “la empresa se ha negado sistemáticamente a sentarse a negociar como corresponde y de acuerdo lo exige la ley. Todo comienza en febrero de este año cuando la compañía llamó a negociar anticipadamente a los tres sindicatos de trabajadores, de los cuales dos aceptaron las condiciones y nosotros que exigimos negociar bajo la Reforma Laboral que comenzó a regir el 1 de abril. Tras no existir acuerdo, después sucedieron los despidos hasta que llegamos a esta instancia donde este miércoles votaremos la huelga legal”.

“Lamentablemente la negociación se ha visto entrampada por la judicialización del proceso por parte de la empresa, primero impugnando en la Inspección del Trabajo y después demandando en el Tribunal Laboral. Recién la semana pasada tuvimos 4 días de acercamientos, sin ofertas previas y donde se presentó la “última oferta” que someteremos a votación de los socios del sindicato”, señaló el dirigente.

Jorge Flores, indicó que “en total son 105 los trabajadores que deben votar en las faenas de Quebrada Blanca y las oficinas de la inspección del trabajo en Arica, Iquique y La Serena. Después, en dos días , estamos proyectando la empresa solicite la mediación obligatoria(buenos oficios) y de ahí esperar que en cinco días más se logre algún acercamiento, de lo contrario se haría efectiva la huelga”.

Por su parte, Gustavo Tapia, presidente de la Federación Minera de Chile que agrupa a los 18 sindicatos más importantes de la minería privada nacional, dijo que “lamentablemente las malas prácticas de Quebrada Blanca han impedido que el proceso de negociación se realice de manera normal. Ni siquiera solicitaron los “servicios mínimos” de acuerdo lo exige la nueva Reforma y tampoco han entregado la información que se requiera para construir el proyecto de contrato colectivo de los trabajadores. Esperamos que la empresa reaccione y evite poner en peligro el desarrollo de su proyecto Quebrada Blanca 2, ya que sería una mala estrategia forzar la huelga y ahuyentar a los inversionistas, sin considerar que aún no cuentan con los permisos ambientales respectivos. De todos modos seguimos con atención el desarrollo de los hechos para disponer del respaldo que sea necesario para los trabajadores”.

PROYECTO QB2

Quebrada Blanca Fase 2 es un proyecto de desarrollo de Minera Teck , que tiene por objetivo aumentar significativamente la producción de cobre de Quebrada Blanca y extender su vida productiva en más de 30 años.

El proyecto tiene un costo de USD 5.000 millones y considera la construcción de una planta concentradora cercana a la mina; un depósito de relaves; un ducto para el transporte del concentrado de cobre; una planta abastecedora de agua de mar -la que será enviada por un acueducto a la concentradora-; e instalaciones para la recepción, filtrado y embarque del concentrado en el sector de Patache Norte, al sur de Iquique.

De acuerdo con estudios preliminares, el proyecto permitiría alcanzar una capacidad de producción de aproximadamente 240.000 toneladas de cobre en concentrado y 6.000 toneladas de molibdeno en concentrado por año.

La minera ingresó a evaluación, el 26 de septiembre de 2016, el correspondiente Estudio de Impacto Ambiental (EIA), que fue admitido a trámite el 3 de octubre de ese año. Posteriormente, a fines de mayo del 2017, la compañía presentó la primera Adenda en respuesta a la Icsara solicitada por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) en enero de este año. Además, Teck Quebrada Blanca recibió en marzo la resolución para iniciar el proceso de consulta indígena.

Quebrada Blanca es productora de cátodos de la Región de Tarapacá, controlada por la canadiense Teck Resources.