Propuesta permitiría que a partir del día 15 de iniciada una huelga los trabajadores sindicalizados puedan “bajarse” y reintegrarse a sus labores, bajo ciertas condiciones, pero sin tener que dejar sindicato. A cambio, mantendría límites a extensión de beneficios.

La arquitectura de las nuevas indicaciones que el Ejecutivo ingresará al proyecto de Reforma Laboral en el Senado ya estaría finiquitada.

Dentro de esas correcciones, según fuentes al tanto de su diseño, una de las principales propuestas que patrocinarían los ministerios de Hacienda y Trabajo para destrabar el debate apunta a permitir de manera explícita el descuelgue de trabajadores durante una huelga.

En esa línea, el equipo de asesores que lidera el abogado Roberto Godoy tendría lista una indicación que incluiría la reincorporación voluntaria de los trabajadores después de 15 días de  iniciada la huelga. En el caso de las micro y pequeñas empresas,  el descuelgue operaría al quinto día de haberse realizado el paro.

La condición para aplicar este mecanismo sería que el empleador haya incorporado en su primera oferta al sindicato el piso mínimo reajustado por IPC.

El proyecto de Reforma Laboral que ingresó el 29 de diciembre del año pasado, prohíbe hasta ahora el descuelgue, el que sí contiene la legislación actual. Según la normativa, cuando un empleador cumpla con las condiciones que lo facultan para el reemplazo de trabajadores durante una huelga -como haber ofrecido el reajuste por IPC y el pago de un bono de 4 UF por cada reemplazado-, los trabajadores también “podrán optar por reintegrarse individualmente a sus labores, a partir del décimo quinto día de haberse hecho efectiva la huelga”, acogiéndose a las condiciones que acuerde con el empleador.

Asimismo, en las indicaciones a la reforma que envió La Moneda el pasado 12 de septiembre a la Cámara Alta, planteó que “una vez iniciado el proceso de negociación colectiva, los trabajadores involucrados permanecerán afectos a ésta, salvo que se desafilien de la organización sindical”. Dicha propuesta nos gustó a ningún sector: mientras la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) lo calificó como un “retroceso” porque el sindicato se quedaría sin fuerza para el ejercicio del derecho a huelga y podría quedarse sin socios; en el empresariado sostuvieron que el mecanismo estaba lejos de acercarse a un “verdadero descuelgue”, ya que el proyecto seguía sancionando como práctica desleal la posibilidad de que el empleador extendiera los beneficios y negociara individualmente con esos  trabajadores mejoras durante el proceso de negociación colectiva.

En las nuevas enmiendas que explicitarían el descuelgue, el Gobierno habría decidido retirar la fórmula de desafiliación individual del sindicato, cuenta otro conocedor de las negociaciones.

Desde el Ejecutivo dicen que la inclusión del descuelgue se haría bajo la convicción de incorporar un mecanismo para evitar que la huelga se prolongue excesivamente en el tiempo.

También se reconoce que con dicha propuesta se hace un guiño al sector de los “príncipes” de la DC, representado por los senadores Ignacio Walker y Andrés Zaldívar, y a la CPC y la Sofofa que habían planteado en el debate reponer el descuelgue.

Fuente conocedoras de las negociaciones indicaron que a cambio de reponer esta medida, el Gobierno mantendrá los límites a la extensión de beneficios de la negociación colectiva a los nos sindicalizados, es decir que deberá ser con acuerdo del sindicato, y no a voluntad del empleador como sucede hoy.

A nivel político también se acordó que hoy ingresarían al Senado precisiones para mejorar la redacción de aspectos procedimentales y sancionatorios del proyecto. En tanto, al regreso de la semana distrital se anunciarán las indicaciones de mayor relevancia.

En ese grupo de ajustes, además del descuelgue, se cambiaría la prohibición del reemplazo del “puesto de trabajo” por la del “trabajador”, se mantendría el quórum mínimo de 8 trabajadores para formar sindicatos en las Mipes y aún está en evaluación la posibilidad de acotar a siete o cinco días la duración de la huelgas en ese segmento de empresas. Igualmente, se mantendría la opción de que el sindicato someta a votación nuevas ofertas que la empresa haga durante la huelga.(PULSO)