Consternación en el mundo sindical por misterioso deceso de dirigente que fue encontrado muerto con una bala en la cabeza.
FOTO JUAN PABLO JIMÉNEZ
Juan Pablo Jiménez, quien era presidente del sindicato de Azeta, fue encontrado sin vida y con una fractura craneal en su lugar de trabajo. La autopsia determinó que el dirigente tiene una bala alojada en su cabeza.
El jueves 21 de febrero, alrededor de las 15:30 horas, al término de su turno de trabajo, fue encontrado sin vida el compañero Juan Pablo Jiménez Garrido. El era presidente del sindicato N° 1 de la empresa Ingeniería Eléctrica AZETA, y presidente de la Federación de Trabajadores de AZETA.
El fue visto por compañeros de trabajo sentado en una banca, al interior de la empresa, justo a la salida de la oficina de su jefatura, revisando documentación relacionada con la actividad sindical.
Minutos después, el trabajador Mario Gutiérrez, lo encontró sin vida, sentado en la misma banca donde había sido visto hace un momento. Un charco de sangre rodeaba el lugar.
El cuerpo fue trasladado a la Asociación Chilena de Seguridad, en la comuna de San Miguel, donde se confirmó el deceso y se constató que presentaba una fractura en el cráneo.
La Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones dispuso el examen de su cadáver por un médico criminalista del departamento de medicina de dicha institución.
El viernes 22 de febrero, se le practicó una autopsia en las dependencias del Servicio Médico Legal, determinándose que la muerte se produjo por un disparo de bala en la cabeza, el que le fue propinado al interior de la empresa, en el mismo lugar donde fue hallado.