La administración de Codelco ha expresado, en varias oportunidades, que concretar Quetena no es factible en el corto plazo, sobre todo por los márgenes estrechos que posee el proyecto, que se esperaba produjera 62 mil toneladas de cobre al año.

El último en asegurarlo fue el presidente del directorio Oscar Landerretche, quien argumentó que los últimos tres presidentes ejecutivos de la estatal (Diego Hernández, Thomas Keller y Nelson Pizarro) opinaban en el mismo sentido y que, por lo demás, la empresa tiene hoy “mejores proyectos” en su carpeta de desarrollo.

Poca transparencia

Posición que no comparte el dirigente del sindicato Minero de Chuquicamata, Daniel Díaz, quien lamentó que en estos años, en que se ha buscado una formula conjunta entre trabajadores, dirigentes sindicales y la administración para sacar a adelante Quetena, la empresa no les haya entregado más antecedentes.

“Codelco ha sido poco transparente, porque nunca nos entregó las cifras totales de las exploraciones que se hicieron en Quetena, y menos de todo el sector, que incluye Genoveva y el cluster Toqui. Han sido muy herméticos”, aseguró el dirigente.

Díaz agregó sobre el proyecto ubicado a 3 kilómetros del radio urbano de la ciudad, que cuando comenzó a diagramarse lo que después sería Radomiro Tomic “pasó exactamente lo mismo, se dijo que no era rentable, que los minerales no daban. Sin embargo, hoy en día RT es una de las divisiones más productivas de Codelco y la que más recursos tiene, prueba de ello es el proyecto estructural RT Sulfuros”, dijo.

“Quetena no es un mal negocio, lo que hay es un sesgo en contra de los viejos de Chuqui, no sé por qué, será por los sueldos, aunque los trabajadores de la Mina Sur son uno de los mejores en cuanto a productividad y son los únicos en la división que son operadores mineros. Entonces, los sueldos no son un argumento válido”, agregó el sindicalista.

Análisis al que Díaz sumó lo sucedido con lo que hoy es DMH. “Quieren partir de cero, con sueldos precarios, como sucedió con Ministro Hales, que siempre se dijo que era la Mansa Mina, proyecto que también ocultó en su oportunidad cuáles eran sus verdaderos recursos geológicos y se dijo lo mismo que ahora, que era inviable y, sin embargo, se formó una división aparte. Entonces con Quetena se están haciendo el mismo ejercicio”, detalló.

Empleabilidad

El dirigente, consultado sobre cómo ve el futuro de la empleabilidad en Chuqui y en la Corporación en general, sostuvo que “los ejecutivos de Codelco quieren sueldos de mercado, como los denomina la administración, sueldos que tienen un costo inferior a los US$ 75.000 al año”, dijo, y agregó que “cuando hablamos de empleabilidad no es un tema de que no haya cómo o de que no haya cobre, es simplemente que esta administración no lo tiene dentro de sus planificación”.

Diagnóstico que ejemplificó señalando que “en Chuquicamata están dejando equipos de perforación y camiones de para, sueldos que la empresa tiene que pagar de todas maneras. Entonces, por qué no comenzamos a hacer el prestripping de Quetena con lo que ya tenemos, porque además de los sueldos hay que hacerse cargo de las mantenciones y eso cuesta dinero”, apuntó.

“Creo que la empresa quiere deshacerse del recurso humano y por lo mismo creo que esta próxima negociación será una de las más duras de la historia de la división, porque se sentarán los precedentes del cierre de la mina a rajo de Chuquicamata”, advirtió.( El Mercurio de Calama)

Fuente: Revista técnicos Minerosquetena