Codelco sigue liderando la tabla de inversiones con US$30.665 millones ; es decir, el 66% de lo que desembolsarían las compañías chilenas.

La consolidación de Chile como país minero no sólo atrae a inversionistas extranjeros, sino que también las empresas de capitales nacionales apuestan fuerte por este sector, sumando al 2020 inversiones por US$46.068 millones, según Cochilco.

De este monto, Codelco sigue liderando la tabla de inversiones con US$30.665 millone s; es decir, el 66% de lo que desembolsarían las compañías chilenas, esencialmente en proyectos de cobre, aunque también, de acuerdo a la información del Ministerio de Minería, contempla iniciativas auríferas por US$129 millones.

«Estamos hablando de que en total hay una cartera de US$104.000 millones para los próximos ocho a diez años, de los cuales 44% de ellos son de capital chileno o en asociación con terceros; por tanto, hay un indicador importante de los capitales nacionales en la minería del país», comenta el ministro de Minería, Hernán de Solminihac.

Asimismo, el cobre sigue impulsando el portafolio de proyectos mineros, explicando una inversión de US$43.257 millones por parte de compañías chilenas. Aunque en el global el metal rojo, dice De Solminihac, ha disminuido «proporcionalmente la participación del cobre. Antes era casi totalmente cobre, pero actualmente han aparecido otos metales que suman inversiones relevantes para el sector».

Aumenta el peso de los chilenos

No obstante, las empresas privadas de capitales chilenos no se quedan atrás. Así, el brazo minero del Grupo Luksic, Antofagasta Minerals gastaría US$10.580 millones en proyectos.

Le sigue la minera no metálica SQM -controlada por Julio Ponce y PCS -, que contempla un desembolso por US$861 millones . También Pucobre, ligada a Juan Hurtado, y CAP , las que manejan iniciativas relevantes por US$600 millones y US$574 millones , respectivamente.

Uno de los grupos que apuestan fuerte por este sector es el de los Angelini, controladores de Copec, que a través de su sociedad filial Minera Camino Nevado tiene como objetivo ganar un lugar de privilegio en la mediana minería del país. Para ello, alistan inversiones, principalmente en cobre, por US$500 millones , sumado al proyecto carbonífero Mina Invierno (Isla Riesco), por otros US$500 millones en asociación con los Von Appen.

De Solminihac dice al respecto que «se ve el interés del empresario chileno en participar de la industria, pero creo que no sólo los atrae la rentabilidad del negocio, sino que también está vinculado al interés de diversificar sus carteras. Por lo mismo, la experiencia que tienen en otros rubros la traspasan a la minería, sector que también tiene un beneficio no sólo con la inversión, sino que también con la experiencia que traen estos empresarios».

Agrega que «el inversionista chileno ha visto que el negocio minero en el país tiene perspectivas, cuenta con una estabilidad atractiva, posee el potencial geológico; por tanto, si existe interés internacional, era curioso que no fuera igual a nivel nacional. Está partiendo un cambio de mentalidad de los empresarios chilenos para participar en minería».

Consultado sobre la permanencia en el tiempo del interés en momentos cuando los minerales se transen a un menor valor, el ministro sostuvo que «los precios son un incentivo, pero no el único. Se ve una permanencia en el tiempo de esta inversión».

Las inversiones en exploración

De Solminihac añade que, «paralelamente, hemos abierto el interés en la exploración. Se creó el fondo Fénix, que recibe capital que es fundamentalmente de inversionistas chilenos. Es una señal importante que empresarios nacionales estén participando en la fase con mayor riesgo del negocio: la exploración».

Este programa, diseñado para atraer a capitales más pequeños para invertir en pequeña y mediana minería, ya cuenta con seis administradoras que diseñarán los planes en exploración de estos fondos, estos son: Asset Chile Exploración Minera, IMT Exploración Minera, Mining Equity, EPG Exploración Minera, Lantánidos y Mining.

Se proyecta que, en un plazo de 10 años, el 100% de los fondos estarán invertidos. La velocidad de colocación de los recursos dependerá del éxito de las exploraciones mineras que se lleven a cabo.

«Queremos que el mercado de capitales avance para la industria minera. Si esta introducción de personas que vienen de otros sectores y que tienen experiencias en el mercado financiero para sus propias industrias, si pueden trasladarlo a la minería sería muy beneficioso para el país», dice De Solminihac. (La Segunda)