Proceso Constituyente en Pandemia por Coronavirus: No nos hemos olvidado

Hoy domingo 26 de abril los chilenos y chilenas estaríamos ejerciendo nuestro derecho sobrerano como nunca antes se había visto en la historia política y democrática de nuestro país, en un proceso único llamado Plebiscito Nacional para decidir si queremos o no una nueva Constitución que rija nuestros pasos como sociedad democrática, como así también decidiríamos quien la redactaría.

Sin embargo, debido a la emergencia sanitaria por coronavirus de la cual también no estamos exentos, el proceso constituyente debió ser postergado por decisión del poder legislativo y ejecutivo, debido al riesgo que conllevaba realizarlo en el periodo de Peak de la enfermedad señalado por el oficialismo para fines de abril y comienzos de mayo. 

Para muchos, no hay discusión en que la pandemia por COVID-19 se ha transformado en el gran aliado del gobierno para disipar las movilizaciones por las demandas sociales del pueblo chileno desde el estallido social. Pero, a pesar de que nuestras autoridades crean que el proceso constituyente perdió fuerza y una vez superada la crisis sanitaria este perderá protagonismo, esto no es ni será así. 

La emergencia sanitaria provocada por la amenaza del coronavirus en Chile, solo vino a desnudar y a evidenciar la escena más cruda que supera toda ficción, la verdadera gran brecha de desigualdad social, económica, cultural y de género que existe entre los chilenos y chilenas. 

No cabe duda que la crisis nos ha golpeado fuerte a todas y a todos, en grados diferentes, pero, hoy más que nunca es necesario no olvidar, que el camino para cambiar este Estado subsidiario por uno que nos garantice la real protección de nuestros derechos fundamentales, está en nuestras manos, derrocando la Constitución de 1980 para siempre, escrita para proteger a las minorías defensoras de un modelo económico, político y social, nefasto y que por estos días demuestra su decadencia e insostenibildad. 

Como Federación Minera de Chile, estamos seguros de que la protección de la vida y la salud de todas y todos los chilenos hoy es lo más importante. Esto es solo es un receso que no nos va a alejar en absoluto de nuestro deber ciudadano, es por ello que queremos manifestar nuestro total apruebo a una nueva Constitución Política para Chile redactada por una Convención Constitucional de la cual todos y todas seamos parte, el próximo 25 de octubre.