Los Benavides conocen bien del retraso de proyectos. La oposición ciudadana los obligó a paralizar el millonario proyecto Conga, emplazado en la región de Cajamarca al norte de Perú. Grandes protestas que obligaron a los militares salir a la calle y que, incluso, han tenido muertos, ponen en jaque la inversión de US$ 4.800 millones.

FOTO ROQUE BENAVIDES PERÚ

También les interesa crecer en cobre, dice el máximo ejecutivo de Buenaventura, firma que posee 43% de la mina de oro Yanacocha, una de las más grandes de este mineral en el mundo.

Un empresario habla a sus pares sobre proyectos paralizados por conflictos sociales, incertidumbre sobre los permisos ambientales y alza en los costos. El escenario del discurso no es CasaPiedra, en Santiago, sino que el Club Empresarial de Perú, ubicado en el sector de San Isidro en Lima. ¿Quién entrega el mensaje? Roque Benavides, presidente ejecutivo de Buenaventura, el mayor holding minero del país vecino y miembro de la familia controladora de la compañía.

«No hemos logrado convencer, no hemos logrado seducir a las comunidades y que ellos reciban beneficios. También, debemos exigir a nuestros gobernantes que los impuestos que pagamos vayan realmente en beneficio de esta pobre gente, lo que a veces no sucede y por eso reaccionan», reflexiona con «La Segunda» sobre las dificultades en la región para sacar adelante grandes proyectos mineros.

Los Benavides conocen bien del retraso de proyectos. La oposición ciudadana los obligó a paralizar el millonario proyecto Conga, emplazado en la región de Cajamarca al norte de Perú. Grandes protestas que obligaron a los militares salir a la calle y que, incluso, han tenido muertos, ponen en jaque la inversión de US$ 4.800 millones.

«Las empresas mineras lo único que pueden hacer es actuar en forma socialmente responsable y eso significa integrar a todos los estamentos de la sociedad, con el objetivo del desarrollo sustentable. Eso implica el respeto a las comunidades, operando eficientemente para que el Estado pueda cobrar en manera de impuestos», dice el máximo ejecutivo de Buenaventura, firma que posee un 43% de la mina de oro Yanacocha, una de los más grandes yacimientos de este mineral en el mundo.

A Benavides también le preocupa la caída en la producción de oro −su principal producto− de Perú en los últimos ocho años, por eso, comenta, buscan diversificarse, ingresando con fuerza a la producción de otros metales que tienen buen precio, como es el cobre. «Estamos trabajando en aumentar la producción de cobre, que nos interesa mucho, queremos aumentar nuestra posición en este metal estratégico».

El crecimiento de la compañía, que transa en la Bolsa de Nueva York −con una capitalización superior a los US$12.000 millones− también incluye la internacionalización.
«Estamos buscando oportunidades en Chile, Colombia y México, países en donde podamos contribuir con nuestro experiencia de 60 años en minería», comenta el empresario.

Llegar a Chile es un viejo anhelo de la compañía, por lo que lleva un par de años realizando exploraciones en el norte del país en busca de oro y plata, aunque todavía sin muchos resultados.
Es más, Buenaventura firmó un acuerdo con la canadiense Barrick Gold para explorar en las cercanías de la cerrada mina El Indio, en la zona cordillerana de Coquimbo. Un proyecto que llenaba de esperanzas a la firma, pero que Roque Benavides confiesa que «ya quedó enterrado».

«Eso se acabó, es una de esas cosas que enterramos y nada más. No nos resultó la exploración», revela el empresario.

«Estamos buscando oportunidades en Chile, es un país modelo»

De todas formas, dice Benavides, insistirán como empresa en buscar un yacimiento que sea atractivo de explotar en el país. «Estamos buscando oportunidades en Chile, es un país modelo, nos han enseñado el camino en los tratados de libre comercio, en el desarrollo económico. En resumen, están todas las condiciones para invertir y nosotros queremos tener presencia», opina.
Por eso conversan con empresarios chilenos para buscar una fórmula que permita el aterrizaje de la mayor productora de oro en Latinoamérica al país . «Siempre nos gusta asociarnos, aunque podríamos ir solos. Pero ya hemos conversado con empresarios chilenos, todavía preliminares eso sí», dice.

Según comentan en la industria minera, el objetivo de Buenaventura es encontrar minas medianas y rentables, pero que no son tan atractivas para las grandes multinacionales que ya están en Chile. En Perú, la firma opera un amplio abanico de yacimientos, la mayoría de ellos de menor tamaño, conocimiento que esperan trasladarlo al país.

 Perú necesita más de US$80.000 millones en infraestructura Con atención escuchaban la exposición de Roque Benavides la delegación de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) que está por estos días en Lima en busca de opciones de negocios en Lima.

Uno de los focos de crecimiento es la minería, pero también la infraestructura necesaria para ejecutar los megaproyectos. De acuerdo al propio presidente ejecutivo de Buenaventura, Perú necesita más de US$80.000 millones en infraestructura como carreteras o puertos.

Después, la comitiva de constructores nacionales se reunió con el ministro de Vivienda de Perú, René Cornejo, quien expuso sobre la necesidad de aumentar la construcción formal de casas en el país. Además, las múltiples licitaciones en el sector sanitario que impulsarán.(ENTORNOINTELIGENTE.COM)