Bárbara Figueroa dijo que la Nueva Mayoría ofrece “una oportunidad innegable para avanzar” en materia laboral.

FOTO BARBARA FIGUEROA Y FMC

“Están todas las condiciones si existe voluntad política”, afirmó en Cooperativa.

La presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, Bárbara Figueroa, defendió este martes en Cooperativa el derecho de la multisindical a tomar partido en el actual proceso electoral, como ayer hizo al apoyar explícitamente la candidatura de Michelle Bachelet y el programa de Gobierno de la Nueva Mayoría.

“Nadie podría dar certeza plena, pero es un programa que aspira a un cambio sustantivo, con reformas estructurales”, entre ellas “al menos cuatro puntos fundamentales en el área laboral, demandas de décadas de la Central Unitaria”, dijo Bárbara Figueroa a El Diario de Cooperativa.

Éstas “tienen que ver con el fortalecimiento del sindicato como único instrumento negociador, la titularidad de los sindicatos y de sus derechos negociados –es decir, que arbitrariamente el empleador no puede traspasarle los derechos ganados en una negociación colectiva por el sindicato a otros trabajadores-; la ley de pisos mínimos -es decir, que cada negociación parta del piso negociado anteriormente y no de cero, como ocurre hoy día-, y uno de los elementos fundamentales, que es recuperar el derecho a huelga efectivo a través de la aplicación de Convenio 87 de la OIT”, enumeró la dirigente comunista.

Figueroa consideró “evidente” que la postura de la directiva de la CUT “no obliga -ni pudiéramos nosotros pensar que lo hace- a ningún trabajador a asumir” el apoyo a Bachelet.

“Es más bien una posición de clase, una posición política de la Central Unitaria respecto de un proceso electoral donde se juegan dos proyectos”, señaló la presidenta de la CUT.

Dependiendo de la “voluntad política”

En su “criterio”, Bachelet debiera “hacer efectivas estas reformas (…) durante el primer año del Gobierno”.

En esa línea “nosotros vamos a bregar por que el programa se concrete tanto en las calles –en eso quiero ser muy clara- como en otros procesos, incidiendo en el Parlamento, incidiendo en el propio Gobierno”, expresó.

“De lo que se trata es de concretar estos avances. Creo que hay una oportunidad innegable para nuestro país de hacerlo. Hay una mayoría simple en el Congreso que permite que al menos las reformas laborales tengan las mayorías para poder cursar. No vamos a requerir quórums especiales, por lo tanto, están todas las condiciones para que este programa avance velozmente si existiera voluntad política, y eso ha sido lo que se nos ha expresado el día de ayer” por parte de la ex Mandataria.