Argentina y Brasil fueron los rezagados.

FOTO BANDERAS

Las proyecciones para la región durante este año son alentadoras: de las seis mayores economías, tres acelerarán su expansión.

Dentro de todo, 2012 fue un buen año para América Latina. Si bien el crecimiento fue menor al registrado un año antes, la región sí logró una expansión de su Producto Interno Bruto (PIB), lo que es bastante si se considera la recesión en la zona euro, la desaceleración en China y la lenta recuperación en Estados Unidos. 
Al analizar los datos y estimaciones oficiales de las economías más importantes del área, Perú encabeza la lista, con un 6,3%. En segundo lugar se ubicó Chile, con una expansión de 5,6%. Le siguió México con un aumento de su PIB de 4%.

Más atrás quedaron Colombia (en un rango entre 3,3% y 3,9%) y Argentina (1,9%). Sorprendentemente, Brasil —que posee la mayor economía de la zona— quedó en el último lugar al conseguir un crecimiento de apenas 1% (ver recuadros). En la mayoría de los casos la razón detrás de estos incrementos fue la fuerte demanda interna. Según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), los países de América Latina y el Caribe anotaron un crecimiento de 3,2% el año pasado, lo que se compara con un 2,2% de Estados Unidos y una contracción de 0,4% en la zona euro.

Para este año, los pronósticos para América Latina son más alentadores. El FMI proyecta que la región acelere su crecimiento a 3,9%. De los seis países evaluados, tres mostrarán un alza (Argentina, Brasil y Colombia), uno mantendrá su ritmo (Perú) y dos reflejarán una menor expansión (Chile y México).

Desafíos para 2013
 A pesar de las positivas perspectivas, estas naciones enfrentarán desafíos domésticos que, sumados a las incertidumbres globales, podrían frenar su crecimiento. En el caso de Perú, el principal riesgo radica en los conflictos por grandes proyectos mineros, según la Economist Intelligence Unit (EIU). El descontento social podría obligar a retrasar o cancelar algunas iniciativas, lo que haría peligrar 
US$ 53.400 millones en inversión esperada en el sector minero en la próxima década. Si esto pasa, la confianza empresarial caería, lo que afectaría a otros sectores. El dinamismo que mostró Chile en 2012 se ralentizará este año, principalmente por una moderación de la demanda doméstica. Pese a esto, el país seguirá estando entre los países con mayor crecimiento en la región. Según BBVA Research, la desaceleración en el consumo se deberá a una expansión menor en las nóminas de sueldos totales y a un incremento en la inflación.

Además, los sectores orientados hacia el mercado externo (minería, manufactura y agricultura) seguirán reflejando la debilidad de la demanda en el resto del mundo. En lo que se refiere a México, existen dos factores principales que podrían explicar las menores proyecciones de crecimiento, de acuerdo con la EIU. El primero son los cuellos de botellas estructurales y el segundo son los fuertes lazos con el ciclo empresarial de Estados Unidos.

Si el presidente Enrique Peña Nieto implementa su agenda de reformas para abordar los problemas estructurales del país y si el principal socio comercial de México consolida su débil recuperación, el panorama de la nación podría mejorar. Por su parte, los cuellos de botellas estructurales y las condiciones externas volátiles limitarán el crecimiento del consumo y de las exportaciones en Colombia, argumenta la EIU.

Las rápidas ganancias en inversión registradas en los últimos años en el sector energético perderán fuerza, lo que también jugará en contra de la economía. Los expertos advierten que la creciente dependencia del país de algunas industrias de materias primas dejará a la nación altamente expuesta a los vaivenes de las condiciones externas. 
Existen señales de que Argentina se recuperará fuertemente de la brusca desaceleración que vivió en 2012. Sin embargo, la disminución en el consumo debido al crecimiento más débil del salario real se mantendrá este año. De acuerdo con la EIU, si el gobierno continúa aplicando políticas económicas heterodoxas e intervencionistas, esto tendrá un impacto negativo sobre la confianza, la inversión, el empleo y el poder adquisitivo. Luego de su decepcionante desempeño en 2012, la economía de Brasil debería acelerar su ritmo este año, gracias a las menores tarifas eléctricas, a los recortes en los costos de nóminas salariales y a una mejora en las condiciones globales. De lo contrario, el crecimiento volverá a estar por debajo de las expectativas.

Argentina, el freno

La economía argentina creció 1,9% el año pasado, impulsada principalmente por el sector financiero. El país registró en 2012 su menor crecimiento desde 2009, debido, entre otros factores, a la caída de la demanda externa, la alta inflación, el control del tipo de cambio y las trabas al comercio exterior que dañaron la inversión y la confianza del sector privado. «El único sector que medianamente avanza es el sector financiero, que es el que muestra mayor dinámica, porque aunque parezca mentira la gente aprovecha mucho todo lo que está pasando en términos financieros, ya sea para consumo, etc. (…) Lo cual no genera mucho empleo, y el principal objetivo de la economía es generar empleo» señaló a Reuters el economista de la Universidad de San Martín, Enrique Déntice. «Hay mucha incertidumbre, y eso provoca falta de inversiones. Además, los constantes cambios en las políticas para poder importar hacen que el sector productivo esté bastante retrasado», agregó.

Brasil, inmune al impulso

El gobierno y los analistas estiman que Brasil creció sólo 1% en 2012, tras el 7,5% de 2010 y el 2,7% de 2011, a pesar de numerosos incentivos tributarios y la baja de la tasa de interés Selic a un mínimo histórico de 7,25%. Para la presidenta Dilma Rousseff, la crisis internacional fue uno de los principales causantes, pero según un análisis del tercer trimestre del banco BBVA los principales factores son internos, como la «fatiga de los mercados del crédito» y la «pérdida de competitividad de su industria». Según Bloomberg, en 2012 la producción industrial año sobre año cayó todos los meses, excepto en octubre. La salvación de Brasil ha sido la demanda interna, gracias a un desempleo que cayó de 5,5% en enero a 4,6% en diciembre, un mínimo histórico. Eso explica el buen desempeño de las ventas minoristas, que año sobre año crecieron todo el 2012 a un promedio de 8,1%, pero también la aceleración de la inflación mensual, que en junio comenzó a acelerarse progresivamente desde 4,92% hasta un 5,84% en diciembre, para cerrar 2012 en 5,48%.

Perú, auge y alarma

La economía de Perú creció 6,3% en 2012, una de las tasas más altas de América Latina. Según cifras oficiales, la expansión fue liderada por la construcción (15,17%),  el sector financiero y de seguros (10,35%), servicios y empresas (7,56%), comercio (6,71%) y mineras e hidrocarburos (2,15%). El único sector que se contrajo fue el pesquero (11,92%). Sin embargo, hay algunas luces de alerta. En diciembre la economía creció sólo 4,3% frente al año anterior, en comparación con el 6,8% de noviembre. Las exportaciones cayeron 16% en diciembre frente al año previo (descendieron 1,7% en todo 2012). La construcción también sufrió una brusca desaceleración, al pasar de un aumento de 17% en noviembre a un 5,3% en diciembre. Eso explica que el desempleo, que cayó de 8% en enero a 5,6% en diciembre, repuntara a 6,1% en enero. Además, la apreciación del sol ha provocado un auge de las importaciones (la internación de bienes de consumo creció 25% en 2012), y el déficit de cuenta corriente pasó de 2% en 2011 a casi 4% en 2012.

México, sólida demanda

El PIB de México crecerá 4% en 2012 según pronósticos de Reuters, esta expansión estaría impulsada por la recuperación de la demanda interna de bienes y servicios que contrarrestaría el flojo desempeño de la actividad industrial. El PIB del cuarto trimestre de 2012 sería de 3,6%. Según analistas consultados por Reuters, el sector de comercio y servicios, que aportan mayoritariamente al PIB mexicano, habría avanzado en el último trimestre, debido a una menor inflación y a las expectativas de que el gobierno impulsará reformas estructurales que impulsen la economía mexicana. Por su parte la industria local, orientada a la exportación, habría sido contagiada por el débil desempeño del sector manufacturero de Estados Unidos, el principal consumidor de los insumos y productos fabricados en México, señalaron economistas a Reuters. El Instituto de Estadísticas de México difundirá hoy las cifras oficiales del PIB para el cuarto trimestre de 2012 y anual.

Chile, la consolidación

Chile logró mantener su dinamismo. Si bien la cifra final de crecimiento se conocerá el próximo mes, es casi un hecho que la economía nacional logró una expansión de 5,6%. El ministro (s) de Hacienda, Julio Dittborn, destacó que la cifra responde principalmente a la solidez del mercado, especialmente en el comercio. El secretario de Estado aseguró que la cifra responde al dinamismo y a la resiliencia de la economía de Chile. Por su parte, analistas agregan que las causas de estas cifras son además un manejo ordenado de las finanzas fiscales y la sólida inversión del país en los últimos años. Los expertos sostienen que  el principal factor detrás del crecimiento del PIB es la sólida demanda interna, evidenciada especialmente en los sectores de servicios, comercio y construcción. Si la cifra es confirmada por el ente emisor, Chile será la nación con mayor crecimiento en 2012 entre los 34 miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Colombia, una decepción

Según el banco central, el crecimiento de 2012 se ubicó entre 3,3% y 3,9%, lejos de las proyecciones de iniciales de 4%-6%. Según el gerente de la entidad, José Darío Uribe, la desaceleración fue por problemas de inversión pública y privada, especialmente en la construcción, y no por el impacto de la crisis externa. Añadió que aunque el consumo interno fue positivo (las ventas minoristas año sobre año crecieron todo el año, excepto en abril y octubre), la construcción de obras civiles, viviendas y equipos de transporte registró un bajo dinamismo, y la industria fue «inesperadamente débil». Asimismo, las exportaciones subieron menos de lo esperado por problemas de transporte de crudo (el mayor generador de divisas del país) y una producción de café inferior a lo esperado. Según Bloomberg, la producción industrial cayó 4,1% anual en noviembre, la peor cifra de todo 2012, mientras que el desempleo, que pasó de 12,5% en enero a 9,2% en noviembre, volvió a subir en diciembre a 9,6%.(DIARIO FINANCIERO)