NUEVO PASO DE LA CTMIN HACIA LA RATIFICACIÓN DEL CONVENIO 176 DE LA OIT

679

Luego de la modificación al código del trabajo donde se introdujo el artículo 184 bis, el cual permite que los trabajadores puedan en primera instancia, detener y luego retirarse de las faenas ante un peligro inminente, no se habían logrado mayores acercamientos con el ejecutivo.

Un importante y esperado avance de la Coordinadora de Trabajadores de la Minería (CTMIN) en la ratificación del convenio 176 de OIT, se acaba de materializar, con el respaldo por unanimidad del senado de la República a favor del proyecto que obligaría al ejecutivo a realizar cambios drásticos en la legislación sobre Salud y Seguridad en la Minería.

Después de que 243 dirigentes sindicales pertenecientes a la CTMIN, en un hecho inédito, aunaran firmas en una carta dirigida al ejecutivo, como una forma de instar a los trabajadores de la minería a seguir construyendo espacios más potentes de negociación con resultados más efectivos, hasta ahora solo la Senadora Yasna Provoste había oficializado su apoyo hace un par de semanas.

La Coordinadora desde su creación hace un poco más de 5 años, ha realizado un largo y constante trabajo por conseguir importantes progresos en materias de trabajo pesado, respaldo en negociaciones colectivas de todas las organizaciones asociadas, pero fundamentalmente la ratificación del acuerdo ha sido su “caballo de batalla” y la directriz que seguramente marcará el futuro de la salud y seguridad de los trabajadores de la minería.

En relación a los alcances de este convenio, es que las tasas de mortalidad se reducirían notablemente al existir una legislación nacional que contenga disposiciones y normas técnicas para la vigilancia, inspección e investigación de accidentes laborales en la minería. Por ende, el estado a través del establecimiento de procedimientos eficaces es quien debe garantizar el ejercicio de los derechos de los trabajadores que se desempeñan en el sector. De hecho, desde 2010 a la fecha, hay una cifra de 200 pérdidas humanas en este ámbito.

Otro hecho que pone de manifiesto la necesidad y urgencia a la ratificación de este convenio, es la ocurrencia de situaciones como la vivida en agosto de 2010 y que tuvo trascendencia internacional, en la cual quedaron atrapados 33 mineros bajo tierra por 69 días y que felizmente fueron rescatados, pero que dejó en evidencia la falta de una ley de mayor jerarquía que respaldara a los trabajadores y que determinara responsables y las respectivas acciones punitivas.

Al respecto, el presidente de la Federación Minera de Chile, Gustavo Tapia, señaló que “este un importante paso para lograr el anhelo de las todas las organizaciones sindicales que formamos parte de la CTMIN, nos da esperanzas y nos alienta a seguir luchando por la defensa de los derechos de todas y todos los trabajadores de la minería nacional”.

 

Federación Minera de Chile

Área de Comunicaciones