Nuevamente Minería de luto: dos trabajadores pierden la vida en la región de Atacama

626

Pese al aumento de las fiscalizaciones oficiada por el Ministerio de Minería al Sernageomin durante el 2018, las muertes de trabajadores mineros a lo que va de la fecha ya suman casi una veintena.

Foto portada noticia extraída de sitio Cooperativa.cl.

El rubro de la minería nacional nuevamente es golpeado con el fallecimiento de dos trabajadores. El primero ocurrido este sábado 5 de octubre pasadas las 16:00 donde se reportó un derrumbe en la mina Flor de Lirio en Diego de Almagro en la Región de Atacama, en la que perdió la vida un joven profesional de 27 años y otro quedó atrapado.

Posteriormente, en horas de la madrugada de hoy 7 de octubre, nuevamente un accidente fatal ocurrió en la misma región, esta vez en la comuna de Tierra Amarilla, en la Mina Granate perteneciente a la Minera Pucobre, en la que el jefe de turno Eleodoro Muñoz Zamorano (Q.E.P.D.) se encontraba realizando sus labores habituales y por razones que aún se investigan cayó desde 80 metros de altura perdiendo la vida.

Este tipo de noticias no dejan para nada indiferentes a las organizaciones multisindicales de la minería pública y privada, las que han realizado una férrea campaña exigiéndole a este gobierno la ratificación del Convenio 176 de la OIT que se traduce fundamentalmente en que el Estado de Chile debe garantizar las condiciones de Salud y Seguridad en minería, sector altamente expuesto a peligros y riesgos en el desarrollo de sus procesos productivos, como también por la frecuencia en los traslados de los trabajadores y trabajadoras, desde y hacia los lugares de trabajo.

Esto último es prioritario para las organizaciones que conforman la Coordinadora de Trabajadores de la Minería, CTMIN, como es el caso de la Federación Minera de Chile que no han escatimado en esfuerzos realizando manifestaciones a lo largo de todo Chile. Un ejemplo de aquello, es que el 30 de julio recién pasado se entregó una carta por segundo año consecutivo dirigida al presidente de la República en dependencias de La Moneda.

Sin embargo, todo queda ahí, ni respuesta ni avances en la materia. Más aún, resulta extraño que en abril del presente año, el Ministro de minería Baldo Prokurica bajo la premisa de “mantener la actividad minera como una de las más seguras del país” dio a conocer un nuevo Protocolo Nacional de Emergencias Mineras de gran Alcance, sin embargo, no ha habido voluntad política para institucionalizar un mandato internacional ya ratificado por muchos países latinoamericanos donde la minería es una actividad de primera línea.

Por otro lado, no deja de llamar a la atención el hecho de que el titular de la cartera y quien se ha puesto junto a este gobierno la meta de “0 Accidentabilidad” es oriundo de una de las zonas últimamente afectadas con accidentes mineros con resultado de muerte, además del ya histórico derrumbe de los 33 ocurrido en el 2010.

Si existe consenso entre todos los involucrados en el rubro, que el mayor capital y riqueza de nuestra minería son sus trabajadores y trabajadoras, entonces es válido que los mineros y mineras se pregunten ¿porqué no ha sido esencial para las autoridades chilenas un elemento tan indispensable e imperativo como la seguridad y la vida de quienes desarrollan la actividad económica más importante de nuestro país?, referida ésta a medidas de prevención, condiciones seguras, protocolos de acción, investigación, normativas y disposiciones de vigilancia y control, procedimientos de notificación, entre otros, materias que serían consideradas dentro del convenio mencionado.

La Federación Minera de Chile, como multisindical que agrupa a cerca de 8.000 trabajadores y trabajadoras de la minería privada, en nombre de su Presidente, Gustavo Tapia Campos, lamenta con profundo pesar estos recientes fallecimientos y le brinda un mensaje de fortaleza y las más sentidas condolencias en estos difíciles momentos, a las familias, compañeros y amigos de estos trabajadores y además dejarles una pequeña señal de consuelo: No descansaremos hasta lograr una verdadera política de salud y seguridad minera, insistiremos hasta que los mineros y mineras de Chile seamos escuchados y no tengamos que seguir lamentando más muertes de compañeros que entregan hasta sus vidas en la lucha diaria de engrandecer la minería nacional.

Federación Minera de Chile

Área de Comunicaciones