Una serie de preparativos y acciones tiene contemplado el Partido Comunista para el proceso constituyente. Es que según lo programado por el Gobierno, en abril se iniciarán los encuentros comunales, los que podrán ser “autoconvocados”. En junio serán los cabildos ciudadanos provinciales y en julio se realizarán los regionales.

Entonces, de cara a este proceso, el PC lanzó en redes sociales un video y un folleto de propaganda, ambos titulados “Chile necesita una nueva Constitución”, cuyos contenidos también difunde en su sitio web.

“La nueva Constitución debe contribuir al mejoramiento sustantivo de la calidad de vida del pueblo, dejando atrás la herencia dictatorial, abriendo paso a una democracia avanzada, que combine estabilidad con progreso”, afirma la introducción del folleto que tiene 12 puntos con “los principios y contenidos básicos que debería tener la nueva Constitución”.

Entre estas propuestas, el PC plantea que la Carta Magna garantice derechos y libertades individuales, así como derechos colectivos, políticos, sociales, económicos y medioambientales.

El integrante del comité central del partido, Juan Andrés Lagos, dijo a PULSO que esto incluye “los derechos humanos de primera, segunda y tercera generación, incluyendo lo que significa el ‘nunca más en Chile’, para desterrar definitivamente la posibilidad de nuevos intentos de violencia armada golpista en el país”.

Los comunistas defenderán que la soberanía “debe radicar en el pueblo, titular de la potestad constituyente originaria” y, en este marco, su propaganda argumenta que las Fuerzas Armadas “deben estar subordinadas a las autoridades del Estado elegidas por la ciudadanía”.

El PC apunta a un Estado unitario y descentralizado, que reconozca “su carácter plurinacional y multicultural”.

También señalan que el mandato presidencial puede ser de cuatro o cinco años, “con posibilidad de reelección”, proponen plebiscitos e iniciativas populares de ley, que el Congreso sea unicameral y proporcional al número de habitantes, y que se rebajen las dietas parlamentarias.

En este marco, defenderán que “las autoridades electas posean un mandato de representación, que puede ser revocado por quienes los han electo y a los cuales deben rendir cuenta periódica regulada por ley”.

Lagos planteó que “la elección es una delegación de poder” y que la fórmula que proponen es