Sube competencia por transporte de trabajadores al norte.

FOTO AVIÓN DAP MINERAS

La filial de Aerovías DAP competirá fuertemente con One Airlines y con PAL, además de LAN y SKY.

La competencia entre operadores aéreos por transportar a los mineros al norte de Chile está declarada. Además de LAN y SKY que ofrecen hace años una creciente cantidad de frecuencias al norte, se han sumado oficialmente tres actores en el último mes. El más reciente es Mineral Airways, filial de la empresa sureña Aerovías DAP, ligada a la familia Pivcevic.

La flota

Mineral Airways cuenta con tres aviones de cien pasajeros de capacidad los que hasta ahora han operado con éxito en el abastecimiento y transporte de pasajeros a la Antártica.

En la empresa señalan que el próximo año adquirirán otra nave cuya inversión alcanza a los US$ 4,5 millones, y la idea es “doblar el número de aviones de aquí a dos años, logrando un crecimientos del 10% en las ventas del grupo”, indicaron.

Mauricio Retamales, gerente del grupo DAP, señala que “frente a la necesidad evidente que existe del transporte de pasajeros hacia los centros mineros, Mineral Airways comenzó a prestar servicios para Codelco Salvador, y ya ha abierto una ruta semanal a Copiapó desarrollando nuestra propia oferta, respecto de la cual creemos tener una ventaja comparativa en flexibilidad”.

En DAP comentan que con sus naves pueden usar pistas al interior de sectores como Antofagasta, Iquique o incluso en el Salar de Atacama.

Lo anterior implica que los aviones podrían aterrizar sólo a 20 minutos de importantes yacimientos que operan en esas zonas, pues se trata de naves y tripulaciones altamente capacitadas para descender en pistas cortas y no habituales, destacan.

Para el grupo DAP el sector minero no es nuevo ya que vienen desde hace tres años operando en él a través de DAP Helicópteros y su servicio de Aerorescate.

Apetecido mercado
Durante la primera semana de este mes, PAL Airlines, ligada a la familia Musiet, dejó de ofrecer servicios de vuelos regulares dentro del país. La razón estuvo dada por la minería, que empujó a que la firma concentrara su rentabilidad sólo en este nicho dado el fuerte crecimiento que ha tenido.

Por estos días, el empresario Claudio Fischer –conocido por estar ligado a los casinos Dreams y a AquaChile-, echó a andar un viejo anhelo: una aerolínea a gran escala (ya controla Aerocord, empresa que efectúa vuelos a menor escala en el extremo sur del país), llamada One Airlines.

Fischer comenzará a operar este año con cuatro aviones Boeing 737-400 con capacidad para 168 pasajeros por nave, y atenderá con vuelos charters a trabajadores del Sindicato Interempresa Nacional de Trabajadores de Montaje Industrial, Obras Civiles y Actividades Anexas (Sinami), que se trasladarán desde Santiago y Concepción hacia Antofagasta y Calama.

Para lo anterior, el empresario ha desembolsado 
US$ 10 millones y espera seguir creciendo.

El proyecto de Fischer involucra la operación de al menos seis aeronaves y potencialmente podrían duplicar esta flota, alcanzando las doce naves.