Seremi de Salud instruyó un sumario debido a situaciones que afectan a los trabajadores de las empresas contratistas “Puma” y “Echeverría Izquierdo Montajes”.FOTO MINERA ESPERANZA 2Un sumario que podría llegar inclusive a las mil unidades tributarias mensuales inició la Seremi de Salud en contra de la Minera Esperanza, ubicada al interior de la comuna de Sierra Gorda, Provincia El Loa.

Esto, por no contar con un adecuado control de la administración y gestión de los riesgos de sus empresas colaboradoras y por la falta de supervisión del correcto uso de los elementos de protección que requieren frente a la exposición a sílice.

Lila Vergara, Secretaria Regional Ministerial de Salud, explicó que la autoridad sanitaria verificó en terreno que la correa transportadora del canchador primario del proceso productivo de Minera Esperanza, no cuenta con encapsulamiento y protección de sus partes móviles, no existiendo en su zona de descarga, ningún método de reducción de particulado, situación que afecta directamente a los trabajadores de las empresas contratistas “Puma” y “Echeverría Izquierdo Montajes”.

Acotó que en el momento de la inspección la correa transportadora que alimenta al canchador primario se encontraba sin funcionamiento, sin embargo, los fiscalizadores observaron en el suelo, abundante material particulado fino que entra en suspensión con el viento y con el movimiento de personal y maquinarias.

Asimismo, la Seremi comentó de la existencia de un programa de regadíos para el control del material particulado, el que no obstante, dijo, adolecía de un método que evidenciara la efectividad del sistema.

La autoridad sanitaria constató igualmente que al menos el 70% de los trabajadores de las referidas empresas contratistas que se encontraban en las instalaciones, no estaban haciendo adecuado uso de los elementos de protección personal respiratorios que poseían; máscaras de doble filtro, cascos, protectores visuales, etcétera.

OTRAS DEFICIENCIAS

Las empresas contratistas muestras asimismo de una serie de carencias, entre las que se cuentan la ausencia de un programa de Seguridad y Salud ocupacional específico para sílice y no sólo para material particulado; falta de exámenes de vigilancia en la misma materia e inexistencia de un método que permita verificar en terreno la capacitación e instrucción en el uso de elementos de protección personal.(DIARIO DE ANTOFAGASTA)