Actividad económica regional a junio.

FOTO CARGA CARBÓN

Once de las catorce regiones presentaron una evolución positiva respecto de igual trimestre de 2012.

Una positiva evolución registraron durante el segundo trimestre once de las catorce regiones que mide el Indicador de Actividad Económica Regional (Inacer), donde los crecimientos fueron liderados por el desempeño de Magallanes, que durante el trimestre anotó una variación de 12,3% respecto de igual período del año anterior. Esto, explicado principalmente, por el importante incremento de la minería en carbón en la región gracias a la puesta en marcha de la mina invierno ubicada en Isla Riesco, que inició sus actividades durante este período. Eso sí, lo que contrastó en el crecimiento de la región fue el mal desempeño de los sectores de Industria manufacturera y Pesca. Este desempeño se ve reflejado en la variación acumulada, que se sitúa dentro de las más altas del país con un 8,5%.

A juicio del Seremi de Economía de la región, Marco Antonio Mella, este crecimiento da cuenta de que “se mantiene lo que se había logrado el año pasado, incrementar e incorporar un nuevo actor que es la extracción de carbón y que vienen a apoyar la política de diversificación de la matriz productiva”.

Un dato adicional al buen desempeño de la región lo entrega el nivel de ejecución que registra el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) que a junio registra un 53,1% de avance equivalente a un gasto devengado de $ 16.237 millones. En el desempeño de las otras regiones destaca el crecimiento de la región de Arica y Parinacota, con un alza de 9,4%, explicada por el sector transporte y Comunicaciones, especialmente por el subsector de Comunicaciones “dentro del cual lidera la telefonía móvil, que ha visto incrementado el tráfico de número de minutos después de que la portabilidad numérica llegara a todas las regiones”, explica el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Otras regiones que destacan por su crecimiento trimestral son O’Higgins y Tarapacá, incididas por el comercio y la recuperación en la producción de cobre, respectivamente. En estas dos últimas la ejecución del FNDR registra avances de 51,2% en la primera y 48,4% en la segunda.

Un caso que se destaca es el desempeño de Atacama que a pesar que durante el trimestre registró una variación positiva de 9,4%, registra en el acumulado un -1%. Esto explicado por la mayor incidencia positiva de servicios sociales, personales y comunales donde destacó el crecimiento de otros servicios, la segunda incidencia positiva es el sector comercio, restaurantes y hoteles. En cambio, los sectores que incidieron negativamente en el Inacer fueron pesca, industria manufacturera y construcción entre otros. El desempeño del FNDR en esta región es el más bajo de todas con un 36,5%, equivalente a $ 13.862 millones.

La mayor caída en la medición la registró la región de Aysén, que venía creciendo a tasas de dos dígitos durante los ocho trimestres anteriores dado el “explosivo crecimiento que tuvieron los centros de cultivos desde mediados de 2011”.

Según explica el INE, el que fuera el motor del crecimiento de la región “se ha visto afectado notoriamente por las menores siembras de trucha arcoíris a causa de la caída en sus precios, como por problemas sanitarios que han mermado las altas tasas de crecimiento observadas en la cosecha de salmón atlántico y salmón plateado”. En el caso del FNDR, la región muestra una ejecución del 48,0%.

Imagen foto_00000016
Imagen foto_00000015
Imagen foto_00000014
Imagen foto_00000009
Imagen foto_00000008
Imagen foto_00000007