Entre otros aspectos, los consumidores evalúan presentar una medida prejudicial en la justicia civil, para que obligue a Cruz Verde, Salcobrand y Fasa a abrir sus registros de venta de los 206 remedios objetos de colusión durante el período diciembre 2007-abril 2008, para así saber el número de personas con el derecho a exigir indemnizaciones.

 El que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) resolviera multar a Cruz Verde y Salcobrand con US$19 millones a cada una –más el pago individual de las costas del juicio, cercano a US$1 millón–, por haberse coludido para alzar los precios de al menos 206 medicamentos entre diciembre de 2007 y abril de 2008 junto a Fasa –ésta no se incluyó por confesar las malas prácticas a la Fiscalía Nacional Económica (FNE) y cancelar US$1 millón–, es sólo una parte del proceso que se ha extendido por más de tres años.

 Consumidores al ataque

 Es así como, pese a que las cadenas recurrirán a la Corte Suprema en marzo próximo para apelar a la sentencia del TDLC –allí exigirían, por lo bajo, una rebaja de las multas–, las asociaciones de consumidores afinan una serie de acciones civiles con la mira en dejar en jaque a las farmacias. Calculan que esto sucedería, a más tardar, en septiembre de este año.

 En esa línea, el presidente de Conadecus, Hernán Calderón, recalca que dichas demandas no serán posibles de encausar por la Ley del Consumidor, ya que ésta prescribió seis meses después de iniciada la colusión, es decir, en mayo de 2008. Además, los afectados por estas alzas ilegales de precios, en su gran mayoría, no tendrían cómo acreditar su condición.

 Bajo ese contexto, Calderón afirma que lo que sí se podrá hacer, es presentar una medida prejudicial en Tribunales, para que la justicia obligue a Cruz Verde, Salcobrand y Fasa a abrir sus registros de venta de los 206 remedios objetos de colusión durante el período diciembre 2007-abril 2008, para así saber el número de personas con el derecho a exigir indemnizaciones.

 Si esto se llega a determinar, los montos por los que deberían responder las farmacias a los consumidores serían muy elevados, poniendo en jaque sus finanzas. De hecho, las multas del TDLC no lo harán porque apenas representan un 3,4% de las ventas en 2007.

 Ante esto, el director ejecutivo de Fundación Chile Ciudadano, Tomás Fabres, esgrimió que “cada una de esas empresas sabe exactamente en cuánto defraudó a cada cliente, durante los cuatro meses que duró su acuerdo colusorio. Pero esa prueba, como es propio en el mundo del delito civil y penal, la van a tratar de esconder o destruir para que las víctimas no tengan acceso”.

 En tanto, a petición de los consumidores, el gobierno estudia una ley que permita a las personas golpeadas por la colusión, responder con demandas colectivas –a través del Sernac– o recibir indemnizaciones. La fórmula sería que la posibilidad sólo prescribiera en los seis meses posteriores al fallo, y no en los seis meses después a iniciadas las prácticas ilícitas.

 A su vez, la Comisión de Libre Competencia que entregará un informe al gobierno, apurará el tranco para definir elevar las multas por colusión, que hoy tienen como techo 30.000 UTA –se ha propuesto que sea el 10% de las ventas de la empresa–, y sancionar penalmente esta práctica ilegal.

 ¿Farmacias perderán mercado?

 Por otro lado, el Ministerio de Economía, a raíz de la resolución en contra de las farmacias por el TDLC, acelerará la tramitación de dos de sus proyectos estrella, que buscan aplicar competencia en un mercado dominado casi en un 100% por Cruz Verde, Salcobrand y Fasa. 

Una de ellos es la venta de medicamentos sin receta en todo el comercio, que a la fecha mueve unos US$300 millones por año. Con su puesta en marcha en los próximos meses, la experiencia internacional revela que los canales no farmacéuticos representan hasta un 30% del total de estos remedios y los precios bajan hasta un 30%. 

Por lo que el comercio no farmacéutico movería unos US$90 millones en la venta de productos sin receta, con lo cual, quitaría a las grandes y pequeñas cadenas hasta cinco puntos porcentuales de mercado. Acá se cuentan los grandes supermercados y las tiendas de conveniencia, entre otros actores. Esto ha obligado a Cruz Verde a comprar a la cadena Maicao y a Salcobrand, adquirir Preunic, pues ambas se alistaban para vender medicamentos OTC. 

Y también, las tres mayores cadenas farmacéuticas, según una fuente del mercado, desvincularían a un número no menor de empleados, considerando que cuando los supermercados vendan los remedios sin receta lo harán en góndolas, cosa que deberán imitar Cruz Verde, Salcobrand y Fasa, no necesitando de tantas personas atendiendo tras el mesón.

 La otra iniciativa de Fármacos e Insumos Médicos, que sería ley desde abril de 2012, busca obligar a que las cadenas muestren sus listas de precios, que terminen con la “Canela”, y que acaben con su integración vertical, forzándolas a desprenderse de sus laboratorios.

 Fortaleciendo lo penal 

Asimismo, la sentencia del TDLC respecto a la colusión de las farmacias, fue una pieza clave para la investigación del Ministerio Público, que termina en el siguiente mes, y que se resolverá en el semestre en curso. Es que, el fiscal Luis Inostroza, a cargo del caso, engrosó su carpeta de antecedentes en el proceso que contiene a 17 ejecutivos de las cadenas y de los laboratorios por adulteración de precios.

Estos últimos, aunque ya no pueden ser denunciados por la FNE como intermediarios de la colusión entre las farmacias, ya que el plazo prescribió tras la negativa del ex fiscal nacional económico Enrique Vergara de acusarlos en marzo de 2008, peligran penalmente. Incluso parlamentarios llamaron a la Fiscalía Centro Norte a formalizar a los 17 ejecutivos por asociación ilícita.

 El correo que develó el caso

 El TDLC reveló un correo electrónico clave, que prueba la colusión entre las farmacias. Así, en la Carpeta de Investigación del Ministerio Público, está el e-mail enviado el 19 de diciembre de 2007 por Ramón Avila (gerente comercial de Salcobrand), a Matías Verdugo (jefe de Control de Gestión de Salcobrand), con copia a Roberto Belloni (gerente general corporativo de Salcobrand) y Cristián Steffens (vicepresidente ejecutivo de Salcobrand).

 El e-mail versa lo siguiente: “Matías: las acciones que se han hecho conducentes a revertir las bajas de precio de la competencia han sido:

 No asumimos la baja de precios de los productos genéricos promocionada por Farmacias Ahumada a fines de octubre, lo que significó $100 millones de menor pérdida mensual. Ahora en diciembre Fasa sacó la promoción Genéricos a Mitad de Precio y Cruz Verde SUBIÓ los precios de los genéricos, por lo tanto, nosotros los subimos también y sólo quedaron por subir el equivalente a $15 MM que estarían fuera de política, pues Cruz Verde los tiene más baratos. Todo lo anterior valida el haber tomado la decisión de no bajar los genéricos a fines de octubre.

Sólo hemos asumido las alzas de precios y no las bajas ($150 millones noviembre).

 Insistir con los laboratorios la necesidad de una coordinación para el alza de sus precios. Para ello ofrecimos ser la cadena que primero subiera los precios (los días lunes o martes), de este modo, las otras dos cadenas tendrían tres o cuatro días para “detectar” estas alzas y luego asumirlas. Hasta el momento se ha logrado que con cuatro  laboratorios hayamos subido el precio de cinco de sus principales productos. Dados estos buenos resultados esperamos repetir el “procedimiento” con más productos y más laboratorios, en el transcurso de las próximas semanas.

Se propone subir la política para los No Notorios (que hoy día es estar igual a Cruz Verde) a un 3% sobre el precio de CV, es decir, los precios de Salcobrand serían un 3% más altos que los de CV para todos los productos, pero un 1% más barato que los de Fasa en los Notorios. Si aplicamos esta política se genera un alza de contribución de $107 millones pero como tendríamos que bajar $150 millones del punto 2 el resultado neto sería $43 millones de menor contribución mensual.

Atte., Ramón Ávila”; (DIARIO ESTRATEGIA)