La firma saldrá al mercado este primer semestre para buscar interesados; así lo anticipó el presidente ejecutivo de la compañía a sus pares mineros en Davos. En el mercado se especula que Codelco podría ser una de las eventuales compradoras.

Confiado en vender las minas que tienen en Chile se mostró en Davos Mark Cutifani, presidente ejecutivo de Anglo American. Esto, pese al menor desempeño que está mostrando el precio del cobre, lo que estaría ralentizando la comercialización de los activos que la empresa quiere enajenar en Chile. Se trata de Mantos Blancos, Mantoverde -que forman parte de Anglo American Norte-, El Soldado y la fundición Chagres -parte de los activos de Anglo American Sur-.

Ejecutivos del sector que compartieron con Cutifani en el encuentro económico que se realizó en enero, en Suiza, cuentan que el máximo ejecutivo de la minera anglo-sudafricana les señaló que la venta de los activos que la compañía quiere enajenar en el país avanza de acuerdo a lo programado, ya que comenzaría durante el primer semestre de este año. Ese es el mismo mensaje que el viernes 13 de febrero entregó el propio Cutifani a inversionistas, en la presentación preliminar de los resultados 2014 y que ya había anunciado en diciembre.

En octubre del año pasado, Anglo American inició la valorización de las minas, de la mano de Goldman Sachs y Morgan Stanley. Si bien el mercado esperaba inicialmente que la venta de las operaciones se hiciera como un “paquete”, Cutifani aclaró que en los primeros seis meses del año saldría al mercado a ofrecer sus yacimientos del norte, mientras que El Soldado y Chagres están en “consulta con accionistas claves”, señaló.

Este plan de venta forma parte de la reestructuración que inició Cutifani cuando asumió el liderazgo de la minera, en abril de 2013, tras la salida de Cynthia Carroll, ejecutiva que estuvo a cargo de negociar el acuerdo de la minera con Codelco y que se logró cerrar en 2012.

Cutifani fue bastante crítico de la labor de su antecesora. De hecho, a pocos meses de asumido, calificó el desempeño del grupo como “inaceptablemente malo”. Como parte de su nueva estrategia de crecimiento y de reducción de costos, se planteó como objetivo enfocarse en las operaciones que generan mayor rentabilidad y optimizar las operaciones en todo el mundo.

En Chile, Anglo American mantendrá su presencia en Los Bronces, en la Región Metropolitana, y Collahuasi, en Iquique, yacimientos de gran minería que tienen un fuerte potencial de crecimiento y cuyos costos operacionales son más ajustados que las operaciones de menor escala.

Las potencialidades de estos yacimientos son conocidas en el mercado, donde indican que si en El Soldado, mina que produce en torno a 50 mil toneladas de cobre, se realiza una mejora operacional de 10%, la producción del yacimiento subiría unas cinco mil toneladas. Sin embargo, si en Los Bronces se realiza la misma optimización, la producción se elevaría en 40 mil toneladas de cobre al año. Por eso el énfasis de la administración de concentrarse en los activos de mayor tamaño.

La meta central que se trazó Cutifani, luego de hacer un análisis de todas las operaciones de la compañía, es aumentar la rentabilidad sobre capital desde un promedio de 8% a 15% hacia 2016. En mayo del año pasado, el ejecutivo señaló que de los 69 proyectos con los que cuenta Anglo American a nivel global, 31 tienen una rentabilidad de sólo 2%, luego de pagar impuestos e intereses.

Todas las medidas que a la fecha ha tomado el nuevo timonel de la anglo-sudafricana están mostrando frutos. El equipo de ejecutivos que está trabajando en estas optimizaciones ya ha visto mejora en 15 de estas 31 operaciones, indican reportes de la compañía. Y en la entrega preliminar del estado de la compañía, el ejecutivo indicó a los inversionistas que el 2014 tuvo buenos resultados, y que su proceso de reestructuración debería acelerarse gracias a las mejoras en sus minas del cobre y mineral de hierro, lo que hizo que la ganancia operacional de la firma registrara resultados sobre lo pronosticado, llegando a US$ 6.600 millones.

“En 2014 demostramos que nos estamos adaptando y cumpliendo, y que estamos en el camino correcto para transformar el desempeño de Anglo American. Nuestras operaciones mineras son el motor de nuestro negocio y hemos entregado volúmenes mayores y más consistentes con un claro enfoque en una creciente estabilidad, productividad, márgenes y retornos. Existe un potencial significativamente mayor de mejoramiento, a la vez que continuamos creando la capacidad para lograr un cambio gradual en el rendimiento y los retornos a partir de nuestra excepcional dotación de recursos”, señaló a los inversionistas.

A pesar del mensaje de acelerar los procesos, en Chile por lo menos, la comercialización de los activos está en etapa preliminar, indican al interior de la compañía, por lo que aún no hay un timing establecido para concretar las operaciones.

A nivel global, Anglo American comenzó la enajenación de activos en julio del año pasado, cuando anunció la venta del 50% del proyecto Lafarge Tarmac a su socio -Lafarge UK- por US$ 1.500 millones. Dicha venta también incluye cuatro minas de platino y dos proyectos en Sudáfrica. Con todo esto, incluyendo Chile, en el mercado estiman que Anglo recibiría entre US$ 3 mil y US$ 4 mil millones.

Pero estas medidas tendrán impacto, ya que por las ventas se reducirá la planilla laboral de la minera. Cutifani señaló el año pasado que se espera que de los 162 mil trabajadores de la compañía en 2013, queden cerca de 102 mil hacia 2017. En Chile, en tanto, se prevé una reducción de cinco mil puestos de trabajo.

Puntos sobre la mesa

La valorización de los activos que están en Chile ha sido compleja, cuentan en el mercado, dado que sobre la mesa hay muchas opciones abiertas para materializar las ventas.

La más relevante y donde Anglo está trabajando con sus socios japoneses, Mitsui y Mitsubishi, y también con la minera estatal Codelco, es definir si Anglo sólo vende su participación en Chagres y El Soldado (51% en cada una), o si los cuatro accionistas se ponen de acuerdo y venden los activos en su totalidad. Ese análisis no tiene un plazo definido, aunque se estima en la industria que la decisión no debiera extenderse más allá de este año.

Uno de los puntos que está siendo analizado por los japoneses, indican en el sector, es el castigo que tendrá que enfrentar por el valor que hoy tienen los activos que están dentro de Anglo American Sur y que adquirieron en 2012 pagando en total unos US$ 3 mil millones. “Hoy, los activos que en esa fecha se compraron tienen un valor mucho mayor al de mercado que en ese momento se estableció. Entonces, ellos ahora tendrán que castigar el valor en los libros, porque se venderán a un precio mucho más bajo”, explica un ejecutivo de una compañía minera.

Cuando se anunció la potencial venta de los activos en Chile, el mercado estimó que Anglo podría recibir unos US$ 1.200 millones o US$ 1.500 millones. Sin embargo, hoy esa cifra es menor, debido a la caída que ha registrado el precio del cobre. El metal se cotizó esta semana en US$ 2,58 la libra, promediando a la fecha US$ 2,61 la libra, un 19,7% más bajo que en igual período de año anterior (ver infografía).

Pese a esta caída, la confianza que Cutifani mostró en Davos la validan en la industria. “Siempre hay interesados”, indica un ejecutivo de una minera privada. Un punto que juega a favor, señalan en el rubro, es que hoy no existen operaciones mineras que estén en venta (brownfield), lo que se une a que las mineras están restringiendo las inversiones en proyectos nuevos (greenfield).

Pero el interés por los activos del norte es antiguo, cuenta un ex ejecutivo de la compañía, pues desde la época de Exxon, Mantos Blancos y Mantoverde han estado en la lista de activos prescindibles de la empresa, por su rango de mediana minería, y cuando Miguel Angel Durán estaba a cargo de las oficinas locales de la minera, cuenta una fuente del sector, siempre recibía mails de firmas que querían saber si definitivamente Anglo los vendería.

¿Minas atractivas?

Hoy, comenta un ejecutivo del sector, los interesados podrían ser empresas japonesas o chinas, por las necesidades de minerales que tienen esos dos países. Además, indican, ellos podrían asumir los costos que implica adquirir los yacimientos del norte, dada la menor vida útil que tienen.

Mantos Blancos, mina ubicada en la Región de Antofagasta, es la menos atractiva, recalca un ejecutivo del sector, por sus menores reservas.

El yacimiento comenzó a operar en 1955 y 50 años después, en el año 2005, la compañía anunció su cierre para 2009, por el agotamiento de los minerales. En ese minuto ya se comenzó a trabajar en un plan de cierre, cuyo valor llegaba en ese entonces a US$ 20 millones. Hoy, su vida útil se extendió hasta 2021.

En 2013 produjo cerca de 55 mil toneladas y en 2014, de acuerdo al informe de Anglo, la mina rebajó en 4% su producción por la menor ley del mineral, lo que estaba programado.

Mantoverde, en cambio, corre con mejor suerte. El yacimiento recientemente inauguró una planta desalinizadora -cuya inversión fue de US$ 100 millones- que abastecerá el 80% del suministro de agua de la mina ubicada en la III Región. Anualmente produce unas 60 mil toneladas de cátodos de cobre y dentro de su plan de expansión contempla la construcción de una planta de sulfuros que busca mantener el ritmo actual de producción. De concretarse, el yacimiento podría extender su vida útil hasta 2032.

“Con este historial, la expectativa de compra es que se logre a un precio bajo. Estos no son activos que tengan un gran valor. No son iguales que Candelaria, que Freeport logró vender bien (US$ 1.800 millones), porque esa mina tiene más expectativas de crecer que las de Anglo”, señala una fuente del sector.

La fundición Chagres, que está dentro de las operaciones que están en la zona central, también es atractiva para el mercado, indica un alto ejecutivo minero. “La fundición tiene un valor importante, porque construir una nueva fundición en Chile es muy complicado. Tiene un alto costo económico y también tiene importantes impactos medioambientales y sociales”, explica la fuente. Uno de los interesados, indican en la industria, podría ser Codelco, por las sinergias con la operación para tratar los minerales de Andina. “Nunca se ha conversado este punto, porque Chagres nunca ha estado a la venta, pero se podría hacer la combinación de Chagres y se cierra la fundición de Ventanas y mantienen la refinería de Ventanas”, explica un ex ejecutivo de la estatal.

En el mercado aseguran que la señal que dio Codelco, al crear una gerencia especial dedicada a la optimización de la fundición y refinería que Nelson Pizarro, presidente ejecutivo de Codelco, llamó el “zar de las fure”, podría indicar que Codelco quiere crear un negocio especial para el tema de las fundiciones y separarlo del corazón de la compañía, que es la producción de cobre propiamente tal. “Esa señal muestra que Codelco quiere separar la producción del cobre con el negocio de fundición y trabajarlo como un negocio ‘duro’. En ese contexto, se puede dar un potencial interés por Chagres”, indica un ejecutivo de la industria. Al ser consultada, la minera estatal no estaba disponible para tratar este tema.

Ahora sólo queda esperar si la confianza de Cutifani se concreta y logra vender sus activos este año.(LA TERCERA)