La minera anticipó que la falta de agua los afectó entre noviembre y diciembre del año pasado. Hoy está en conversaciones con Codelco para trasladar aguas desde Andina hasta Los Bronces.

Las inéditas altas temperaturas que se registraron en agosto y octubre del año pasado, con máximas que incluso llegaron a 37 grados Celsius en algunas zonas del país, le pasaron la cuenta a la minera Anglo American. Su mayor yacimiento de cobre en el país, Los Bronces, está agotando sus reservas de agua necesarias para el proceso productivo. Las altas temperaturas adelantaron la época de deshielo del yacimiento, ubicado en la parte cordillerana de la Región Metropolitana. El fenómeno ocurre desde octubre hasta marzo y tiene su período más fuerte entre enero y febrero, pero el agotamiento de las aguas provenientes de las reservas de nieve se adelantó en esta temporada y ya en diciembre no quedaba casi nada.

El CEO de Anglo American, Mark Cutifani, se refirió al tema en febrero pasado. En una reunión con inversionistas reconoció el riesgo que veía en Chile por la persistencia de la sequía, lo que se ha extendido por cinco años. “Esto sigue siendo un riesgo y, de hecho, estaba afectando nuestro desempeño operativo en noviembre y diciembre”, sostuvo Cutifani en la oportunidad.

En 2014, la producción de Anglo American Sur, en la que Los Bronces es la principal operación, tuvo una caída de 30% debido al tema hídrico, y para este año se prevé que su producción de cobre a nivel mundial caería hasta 4% por la falta del vital insumo, pasando de 748 mil toneladas de cobre el año pasado, a un rango de 720.000-750.000 en 2015.

“Se espera que a raíz de la sequía, Los Bronces vea impactada su capacidad de producción durante este año, lo que será en parte compensada por mayores leyes del mineral”, admiten en las oficinas nacionales de la compañía.

Paralización de plantas

Pero la situación más crítica se está viviendo ahora, asegura un dirigente sindical de Los Bronces. Desde diciembre pasado que la compañía paralizó la planta de molienda Los Bronces -clave para el procesamiento del mineral- y sólo están operando con La Confluencia, unidad que comenzó a funcionar a fines de 2011.

Hace unos días, sin embargo, la empresa tomó una drástica decisión: redujo en 43% la capacidad de procesamiento de La Confluencia. La planta tiene una capacidad de entre 160 mil y 180 mil toneladas de mineral por día y ahora sólo está recibiendo entre 90 mil y 110 mil toneladas de mineral, comentan en el sindicato de la firma.

Para compensar esa caída se está “floreando” la mina. Es decir, yendo hacia las zonas de mayor ley. De hecho, el mineral que hoy se procesa tiene una ley superior a 1% de cobre, lejos del 0,65% de 2014. Los trabajadores estiman que los problemas comenzarán a mediados de este año, pues en mayo la ley del mineral comenzará a bajar, terminando el ejercicio con una caída significativa.

En la compañía indican que durante los dos primeros meses de 2015, “Los Bronces está en línea con el plan y en un rango similar a la producción de 2014”. Para el cierre del año se espera una producción similar a la obtenida el ejercicio pasado, es decir, unas 400 mil toneladas de cobre fino.

La solución: Andina

Los trabajadores de Anglo American aseguran que la falta de agua es un fenómeno inédito en la operación y que incluso cuando se sube hasta los 4.000 metros de altura se observa que hacia la zona de Río Blanco, que mantenía reservas de nieve casi todo el año, no hay nada.

La compleja situación ha llevado a que Anglo American se encuentre hoy en conversaciones con la minera estatal Codelco, para que ésta les permita sacar agua del tranque de relave Ovejería, ubicado en la localidad de Huechún, y que es parte de las operaciones de Andina, mina que colinda con Los Bronces.

El presidente del Sindicato Industrial de Integración Laboral (SIIL) de Andina, Juan Olguín, dice que “Anglo American ha estado insistentemente tratando de que Andina les traspase agua desde el tranque, porque ellos tienen problemas en sus operaciones”. Agrega que la compañía vecina incluso está en tratativas para lograr de manera rápida las autorizaciones correspondientes.

Su par del Sindicato Unificado de Trabajadores, Manuel Cañas, explica que es Codelco el que está en búsqueda de oferentes para utilizar las aguas que decantan del tranque ubicado en Huechún. “Uno de ellos podría ser Anglo”, reconoce.

Anglo American necesita construir un ducto de unos cinco kilómetros de extensión que traslade el agua desde Andina hasta su tranque de relave Las Tórtolas. Esto, con el fin de adquirir entre 150 y 180 litros de agua por segundo, flujo necesario para sus operaciones, explican fuentes sindicales de Los Bronces. Las tratativas son conocidas al interior de Codelco, que siempre ha mantenido ciertas “sinergias” con Anglo American, especialmente en ámbitos como logística, servicios, energía y geología. Al ser consultadas por este medio, las administraciones de Codelco y Anglo American declinaron referirse al tema.

Pero mientras tanto, Anglo American está implementando iniciativas para optimizar el uso del agua, lo que incluye “medidas para mejorar la eficiencia en el uso y en el transporte” del recurso, aclaran en la firma. Además, revisan fórmulas para mejorar los sistemas de impermeabilización y de control de evaporación, y un sistema de recirculación de aguas en proceso, que tuvo un costo de US$ 150 millones y que permite reutilizar alrededor del 80% del agua, agregan.

Codelco también está en eso. En El Teniente, precisan en la empresa, desarrollan un proyecto de mejoramiento en la recuperación del agua en los espesadores de los relaves, con una inversión de US$ 20 millones y que será puesto en servicio en 2016. En Andina se está ejecutando el proyecto de racionalización de aguas de la planta concentradora, con un costo de US$ 25 millones.

Recirculación

La preocupación por el tema del agua en la industria minera es antigua, pues la mayoría de las faenas están ubicadas en zonas desérticas, sostiene la gerenta de Investigación y Desarrollo de la Sonami, María Cristina Betancour. El sector consume un 5% del agua en las regiones del centro-norte del país y tiene una tasa de recirculación 74%.

“Lo anterior nos permite enfrentar de mejor forma estas coyunturas adversas, de modo que no pronosticamos efectos significativos y generalizados en la producción, tal como ya lo han anunciado las mismas compañías”, afirma el presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino.(LA TERCERA)