A través del holding Komatsu, en Chile poseen 5 RUT distintos, lo que evita la unificación de los sindicatos a nivel nacional, impulsando negociaciones por fuera de estos organismos, separando cada sucursal y las propias demandas.

Son muchos los que trabajan en la empresa hace más de cinco o diez años y hoy alzan carteles en pleno barrio industrial de la ciudad. Sin embargo, la antigüedad, la experiencia y la paulatina capacitación son capitales humanos que no han sido tomados en cuenta.

El “TECOM” es el Taller de Componentes Menores del área eléctrica, uno de los diversos talleres que dividen el trabajo dentro de la compañía Komatsu Reman, hoy paralizada totalmente en Antofagasta por sus trabajadores, quienes se movilizan por primera vez en la historia de la compañía en la región por aumento de sueldos y mejora de las condiciones laborales.

Es en este taller, el más grande de la compañía, donde el arduo trabajo se trata en restaurar y recuperar componentes (piezas) de maquinarias pesadas usadas especialmente en el rubro de la minería, las forestales y la construcción. Pero hasta ahora, sólo los trabajadores de dicha compañía conocen que si los componentes no son “facturados”, es decir vendidos, simplemente no hay paga.

La vida en el TECOM

Actualmente en este taller trabaja más de una treintena de empleados, donde el 80% son mujeres y el sueldo base actual es de $300 mil, contando bono de producción. “Ante el bajo sueldo existen bonos por horas de trabajo, pero estas horas son contabilizadas por cada tres meses, lo que significa que si la asistencia al trabajo se ve interrumpida durante ese período por licencias médicas o incluso vacaciones se descuentan y las posibilidades de alcanzar la meta por el bono se diluyen”, nos precisa un trabajador que trabaja hace más de una década allí.

Son muchos los que trabajan en la empresa hace más de cinco o diez años y hoy alzan carteles en pleno barrio industrial de la ciudad. Sin embargo, la antigüedad, la experiencia y la paulatina capacitación son capitales humanos que al parecer Komatsu Reman no toma en cuenta, recalcan todos ellos, pues “a ninguno se le ha aplicado alguna subida al sueldo a pesar de trabajar más de una década aquí”. Lo mismo con las posibilidades de aumentar de “rango” tras capacitarse.

Foto: Mario Gómez

Imagen vs Realidad

A muchos de los movilizados más de alguna vez les han preguntado dónde trabajan, y al responder “Komatsu” las respuestas suelen ser felicitaciones, pero “nadie sabe que Komatsu no es lo que parece, siendo una empresa trasnacional de renombre con sedes intercontinentales pero que en la realidad se llenan los bolsillos a costa de miseria en nuestras vidas”, explican los huelguistas. A pesar de toda esa potente imagen corporativa, los trabajadores no pueden siquiera optar a préstamos importantes, como los subsidios habitacionales, al sólo mostrar sus liquidaciones de sueldo en los bancos.

En lienzos, dibujos, cánticos y conversaciones es muy nombrado un tal Aurelio Piqué, quien es el Gerente General de Komatsu Reman Center Chile. Responsable de informar a los trabajadores sobre la situación de la empresa en términos económicos a nivel internacional y cómo repercute esto a nivel local, especialmente a la hora de “duplicar las metas productivas cada año, que hace inalcanzable cada vez más alcanzarlas”, en grupo nos comentan.

Foto: Gonzalo Villarroel

Negociaciones infructuosas hasta hoy

Cada cuatro años existe la posibilidad de negociar en Komatsu Reman, y hasta ahora todas esas negociaciones han sido infructíferas para los trabajadores. “A principios de este año, en febrero, al acercarse las negociaciones la empresa optó por cambiar turnos de trabajo. De 4×4 (días de trabajo y descanso) pasó a ser 5×2. Quien no firmaba el anexo del cambio de turno era despedido y así muchos se fueron. De 50 trabajadores, bajó a una treintena en el TECOM. Aun así las metas de producción no bajaron y han sido alcanzadas en nuestro taller, incluso sobrepasadas durante este año”, declara orgullosa una trabajadora movilizada.

Y es que a través del holding Komatsu, en Chile poseen 5 RUT distintos, lo que evita la unificación de los sindicatos a nivel nacional, impulsando negociaciones por fuera de estos organismos, separando cada sucursal y las propias demandas.

Huelga en familia

Siendo la primera huelga a nivel regional en la compañía, ésta se ha caracterizado por ser muy pacífica y organizada. Junto a sus hijos, más de medio centenar de asociados al sindicato se encuentran a las afueras de la empresa cantando, haciendo ruido y recibiendo apoyo de otros sindicatos de la región como también por parte de los estudiantes universitarios.

“Son muchos años siendo pisoteados. Yo al ingresar hace casi una década trabajaba un componente, y actualmente que trabajo ocho sigo ganando lo mismo. ¿Quién crece entonces? ¿La compañía o los trabajadores?, yo quiero que ganemos los trabajadores y nuestras familias”, manifiesta al despedirse uno de los trabajadores del TECOM de Komatsu Reman.(EL NORTERO)