La tendencia, en los próximos años,  apunta una caída en el precio de las materias primas.

FOTO EMBARQUE COBRE

Estudio de BCA Research muestra que cada 25 años promedio, se presenta un nuevo ciclo en el precio de las materias primas. No hay consenso entre los expertos si es que comenzó la fase de descenso.

Este súper ciclo del cobre podría estarse moderando y eventualmente, llegando a su fin”, aseguró la semana pasada el presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, en un seminario organizado por Asimet.

Es que es un tema que mantiene atento no sólo a los expertos, sino también a las autoridades, por la relevancia del metal rojo en la economía nacional y en las políticas públicas.

Pero, ¿es posible determinar cuánto más podrían durar los altos precios del mineral? Según un estudio de la consultora canadiense BCA Research, desde 1800 se puede observar la evolución cíclica de los commodities. Y la tendencia, en los próximos años apunta una caída en el precio de las materias primas.

El estudio de BCA advierte que cerca de 1825 se llegó al primer peak y 25 años después se mostró la caída. En 1875 de nuevo se alcanzó el peak y en 1900 una nueva baja. El ciclo ha continuado así con lapsos aproximados de 25 años y de continuar la tendencia en 2025 debería mostrarse una importante caída en las cotizaciones por commodities (ver gráfico).

Es por ello, que la advertencia del presidente del ente rector iría en la dirección correcta. Sin embargo, los expertos parecen estar divididos sobre si el favorable ciclo que han experimentado las materias primas ha comenzado su declive o si permanecerá algún tiempo más.

Por lo mismo, la baja de precio que ha experimentado en las últimas semanas del cobre llama a la alerta, con un piso el pasado 23 de abril de US$3 la libra, lejos del promedio de US$3,5 que Cochilco prevé para 2013. Esto, aunque luego se ha recuperado, ya que el viernes cerró en US$3,35 la libra.

A lo anterior debe sumarse el impacto que tienen las significativas alzas de costos de producción particularmente en Codelco, lo que está llevando a una pérdida de competitividad y hace que los márgenes de ganancia sean cada vez más pequeños.

DIVERSIFICACIÓN
Para el director del Centro de Minería de la Universidad Católica, Gustavo Lagos -quien asegura ser el primero en Chile en decir que se acerca el fin del “superciclo” del cobre- lo importante en este momento, más allá de analizar si se acaba o no el súper ciclo, es “preparase como si se fuera acabar”.

Agrega que la autoridad debe planificar lo que podría ocurrir frente a un escenario peor y “no prometer cosas que no se van a poder cumplir”. No obstante, afirma que el término de la racha positiva del metal va a ocurrir de todas maneras.

Más cauto es el economista de la Universidad Adolfo Ibáñez, Claudio Agostini, quien asegura que esto no es tan evidente ya que “si uno mira el mercado de futuro del cobre a 8 meses, el precio se está transando alrededor  US$3,12, lo que no es una caída dramática”.

En tanto, para el especialista de futuros de Citigroup Global Markets en Chicago, Sterling Smith, estamos saliendo del momento general del súper ciclo macro y podrían pasar entre tres y cinco años antes de ver el inicio de uno nuevo.

“Hay problemas de deuda con los que hay que lidiar y es probable que el crecimiento venga de la India y que sea el próximo lugar de donde surja la demanda de metales básicos, agregados como rocas, cemento, etc”, subraya.(PULSO)

Debes saber

¿Qué ha pasado? Un estudio de la consultora canadiense BCA Research deja en evidencia que los precios de las materias primas tienen una evolución cíclica. La entidad afirma que dicho ciclo tendría una duración en torno a los 25 años.

¿Por qué ? El presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, aseguró que el súper ciclo del cobre podría estarse moderando, esto, considerando el retroceso que ha experimentado el precio del cobre en los últimos meses.

¿Qué consecuencias tiene? Chile tiene una alta dependencia del precio del cobre y el impacto que tienen las significativas alzas de costos en la industria minera está llevando a una perdida de competitividad de la minería.