Los otros participantes que quedaron fuera del proceso lanzaron incendiarias críticas al proceso de licitación : “esto está hecho para que SQM gane”.

Luego de que el gobierno anunciara que SQM se adjudicara el CEOL (Contrato Especial de Operación del Litio) por alrededor de US$ 40 millones, los competidores que quedaron fuera de la adjudicación salieron rápidamente al paso con duras críticas a su contendor y al proceso de licitación liderado por el gobierno, calificando de que “la operación aumentará la oligarquía de SQM en el mercado del litio”.

El presidente de NX Uno de Peine (sociedad entre el grupo Errázuriz y Samsung), Francisco Javier Errázuriz, dijo que “bajo las bases de la licitación, SQM no tiene ninguna obligación de producir en 20 años, por lo tanto, aquí no se genera ninguna fuente de trabajo adicional para Chile”.

Añadió que “esto está hecho para que SQM se lo adjudique, y no produzca, y así mantener la competencia y el monopolio mundial de los mercados del litio”. Errázuriz aseveró que “en un negocio oligopólico es mejor no producir”, y explicó esto diciendo que “es más rentable, porque si hay mayor oferta, bajan los precios. Entonces si produces más, bajan los precios. SQM no tiene ningún incentivo para producir en Chile”.

Otro punto importante, argumenta Errázuriz, es que el ministerio de Minería no accedió a mostrar los borradores del contrato a los oferentes. “En su momento solicitamos los borradores del contrato de esta licitación, y no se nos dio. Explicando un poco más simple, esto implica que el adjudicatario –SQM- ahora tiene que negociar con el gobierno; si no se llega a un buen acuerdo, el adjudicatario pierde el monto anunciado 
(US$ 40 millones), lo que es muy riesgoso. Necesitábamos ver el borrador para tener seguridad de las condiciones”.

El empresario también se dio tiempo para explicar los planes que él tenía en caso de que NX se hubiese adjudicado el proyecto, y comentó que, “nosotros queríamos desarrollar un proyecto concreto, en las cercanías del Salar de Atacama, y pensábamos producir 200 mil toneladas de potasio y 20 mil toneladas de carbonato de litio. Generaríamos una inversión de US$ 400 millones, con 500 empleados directos, más 1.500 indirectos”.

Por otra vereda, Luis Sáenz, CEO de Li3 Energy para América Latina -empresa que es parte de Posco Consortium-, dijo que “la gran preocupación que siempre manifestamos a las autoridades es que, si efectivamente buscaban abrir el mercado, debían descartar la participación del oligopolio existente, esto es SQM y Rockwood del proceso. Esto porque la participación de estas empresas iba en sentido contrario del objetivo de abrir el mercado”, dijo. 
“Lo que las autoridades planteaban, y como parte de las medidas de competitividad anunciadas por el propio Ministro Longueira, es que este proceso de licitación de CEOL se creaba con el objetivo de atraer a nuevos participantes y aumentar la competitividad, tanto dentro de Chile como fuera. Sin embargo, no se cumplió en nada este objetivo y el resultado es la mejor prueba de eso”, añadió.

Sáenz agregó que “con la adjudicación de este proceso, SQM no sólo mantiene, sino que fortalece su posición en el mercado y, junto a 
Rockwood, perpetúan un oligopolio que no es bueno en ninguna economía”.

Reacción política

Las respuestas de los políticos de la oposición no tardó en llegar. El ex presidente de la República, Ricardo Lagos, expresó que “la magnitud de la concesión que se estaba entregando ameritaba un mecanismo más adecuado, como es pasar por el Parlamento”. En tanto, la senadora socialista, Isabel Allende, comentó que “es realmente una desgracia la forma en que este gobierno está procediendo con el litio”, y dijo que se trata de una “concesión encubierta”.

Por su parte, el senador Letelier dijo que esto es una “abierta transgresión de la Constitución”.(DF)