¡EL COBRE ES CHILENO, NO DEL EXTRANJERO!

FOTO JAVIER MIRANDA CONFECH

«2013 es un año que presenta una situación política sumamente novedosa. Por un lado, la crisis del sistema educacional con el derrumbe de la U. del Mar, el escándalo de la Comisión Nacional de Acreditación, las demandas del 2011 sin cumplir y por otro, la masiva movilización de los trabajadores porturios y mineros abren una oportunidad histórica para el movimiento estudiantil que no podemos desperdiciar. Hoy más que nunca debemos exigir el cobre para financiar nuestra educación. ¡Es posible! «.

El día Lunes 1 de abril, dirigentes del movimiento de trabajadores Contratistas del Cobre liderado por la CTC y SITECO nos informaron que presentaron en las oficinas de CODELCO un petitorio para iniciar una negociación nacional, poniendo en estado de alerta a más de 50 mil trabajadores contratistas del metal rojo. Como presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción (FEC) y miembro de la mesa ejecutiva de la CONFECH creo que es de vital importancia hacer un llamado de alerta al movimiento estudiantil para organizar nuestra lucha junto a quienes tienen el verdadero poder de paralizar la economía del país, solo la Renacionalización del Cobre financiará la educación estatal que queremos.

Junto con ello, la paralización de la Unión Portuaria de Chile es una fuerte señal al empresariado de que los trabajadores de Chile se están reactivando, frente a eso, no basta con saludar su movimiento, será determinante que el movimiento estudiantil aproveche esta oportunidad histórica que hoy se presenta, donde la educación de mercado está en total bancarrota después de la crisis de la U. del Mar y el fraude de la CNA y con la clase trabajadora nacional en pie de lucha. Llegó el momento de salir a las calles, esta vez, junto a nuestros padres.

El 2011 se llevó a cabo la movilización estudiantil más grande en la historia de Chile y que marcó a fuego a miles de estudiantes, profesores, apoderados y trabajadores. Durante ese tiempo la demanda de la educación gratuita, democrática, de calidad y sin fines de lucro se escuchó en cada asamblea, centro educacional, en cada calle donde el pueblo se encontrara, en la conversación familiar, en los sindicatos, en fin, se hablaba de la movilización estudiantil y como la juventud estaba dando ejemplo de lucha frente a un sistema injusto que día a día se apropiaba de nuestros derechos.

Nuestra demanda levantada sumaba cada día a más compañeros y compañeras, pero también aglutinaba a otros sectores que se volcaban a la lucha de los estudiantes no tan solo como un apoyo solidario con la causa sino que, entendiendo la educación como derecho esencial que tenia que estar garantizado por el Estado. Es así, como estudiantes y trabajadores subcontratistas del cobre responden a una de las grandes preguntas que pretendían poner en jake al movimiento estudiantil, ¿si la educación fuera gratis, quién la paga entonces?. Nosotros respondemos con fuerza, firmeza y al unísono ¡renacionalización del cobre!.

La demanda de la renacionalización del cobre no surge de manera espontanea ni menos de forma alocada y antojadiza, sino que surge de la necesidad imperiosa de entregar al pueblo chileno una de sus principales fuentes de ingreso del país como lo es el cobre. Es por eso que durante el último tiempo muchas organizaciones sociales, políticas, estudiantiles y sindicales nos hemos puesto la camiseta de la renacionalización para que de una vez por todas entreguemos al pueblo chileno lo que le pertenece.

Los excedentes del cobre a fines del 2012 alcanzaron los US$7.518 millones, cifra astronómica considerando que Chile es uno de los países con mayor desigualdad en el mundo, y sobre todo donde los derechos sociales como la educación, salud y vivienda son los más caros. Pero esta cifra responde solo al recurso cobre, aun no sumamos la extracción de otros minerales como el litio, el cual presenta en Chile uno de los yacimientos mas grandes del mundo.

La gran minería es a su vez un gran negocio, no solo por sus abultadas cifras de rendimiento anual, sino que por el escaso impuesto que deben pagar las empresas extranjeras por la explotación de nuestro recurso. Además, la industria de la minería es considerada una de las mas contaminantes porque, obviamente el extranjero que viene a explotar nuestro recurso prefiere verter los desechos a un rio que invertir en tecnología que pueda aminorar el impacto ambiental.

En definitiva el programa general del movimiento estudiantil no debe estar ajeno a las demandas sociales e históricas del pueblo chileno, estudiantes y trabajadores deben forjar cada día, en cada jornada de protesta, la inminente unidad obrero-estudiantil que viene a golpear la mesa a los más poderosos de nuestro país. Porque en las jornadas de movilización no solo había mochilas y libros, sino que había también cascos y manos duras, dispuesta a luchar por la educación gratuita.

Hoy en día como estudiantes debemos devolver la mano a los trabajadores chilenos, a levantar la demanda de la renacionalización del cobre como una demanda justa y necesaria, además de estar alerta frente a los llamados que puedan surgir de una nueva movilización de los trabajadores subcontratistas del cobre, tal como lo hicieron el 2007, donde mostraron decisión y convicción en las jornadas de lucha. Hoy vuelven a levantarse en pos de la movilización y la organización, generando un pliego de demandas que de no ser respondidas podrían volver a hacer temblar a uno de los sectores más importantes del país, mostrando además que son los trabajadores los llamados a tomar las riendas de Chile. Pero hoy no estarán solo, habrá miles de estudiantes dispuestos a luchar, estando firmes en las calles y llevando a cada rincón de nuestro país el mensaje de la clase trabajadora, ¡EL COBRE ES CHILENO, NO DEL EXTRANJERO!