Barrick Gold dio a conocer más detalles sobre el proyecto minero ubicado en la frontera de Chile con Argentina y anunció un millonario incremento de más dle 50 por ciento en el nivel de inversión. Ambientalistas y habitantes de la zona pusieron en duda la estabilidad de la iniciativa y llamaron a las autoridades, locales y nacionales, a investigar lo que hay detrás de estos anuncios.

Hace unos días la minera Barrick Gold entregó los resultados de la empresa en el segundo trimestre de 2012 y aportó novedades sobre uno de sus proyectos estrella en el mundo: Pascua Lama.

En la oportunidad anunció un nuevo aplazamiento de un año a la puesta en marcha, ya anunciada para mediados de 2013, y reveló un exorbitante aumento de la inversión, entre un 50 a un 60 por ciento, con lo que se alcanzaría un total de ocho mil millones de dólares al 2012, contra los 950 millones que costaba cuando fue presentado en 2001.

Esta noticia inquietó a los vecinos del sector por los fines que la empresa le podría dar al capital. El presidente de la Unión Comunal de la Junta de Vecinos de Alto del Carmen, Luis Faura, dijo que “lo que me preocupa es lo que puedan hacer con la compra de conciencias, porque invierten muchos recursos en tratar de convencer a la gente de que esto es bueno a través de las lucas. Es preocupante que estén aumentando su capital inicial, que en principio fue de 900 millones de dólares y ahora va en casi nueve mil, porque la intervención a las conciencias e instituciones va a ser mucho más fuerte”.

Esto debido a los fuertes impactos sociales y ambientales del proyecto, que ha dañado glaciares, contaminado las aguas y que hoy está atentando gravemente contra la subsistencia de las comunidades indígenas de la zona.

Según Rodrigo Villablanca, vocero de la comunidad indígena Sierra Huachacán de Alto del Carmen, “vamos viendo cómo va muriendo nuestro río y van muriendo nuestras costumbres.  Ya no podemos subir a la cordillera a hacer queso, carbón, ir a buscar plantas medicinales o por último como comunidades indígenas, si se nos place visitar los lugares por donde andaban nuestros antepasados, tampoco lo podemos hacer. Porque hay una reja, un guardia armado y si te ven, inmediatamente llaman a la gente de la empresa, van en camioneta y te corretean. Es sumamente grave, ataca todos nuestros derechos humanos y civiles. Nos ataca como personas”.

Por otro lado, los ambientalistas advirtieron que este reporte esconde los inconvenientes con que ha contado Barrick en su instalación, ya que se le han negado importantes préstamos, enfrentado problemas con la justicia en Argentina por la Ley de Glaciares y otras dificultades administrativas, como es hoy la no renovación del Tratado Binacional de doble tributación, bajo el cual se concretó  aceleradamente un acuerdo tributario especial para Pascua Lama.

En este sentido, Lucio Cuenca, director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), hizo un llamado a las autoridades a investigar a profundidad las resoluciones de Barrick: “Todavía es factible tomar medidas, esto se tiene que investigar, un proyecto no puede multiplicar su monto de inversión diez veces durante todo este tiempo sin que eso esté justificado. Debiera causar alarma de nuestras autoridades, que para otros aspectos son tan rigurosas en términos de incentivar estas inversiones, pero a la hora de fiscalizar e investigar, no son tan prolijas como quisiéramos”, afirmó.

Cuenca afirmó que el escenario del proyecto Pascua Lama está cambiando, ya que poco a poco se ha entendido que la empresa operaría con costos bajísimos, pero sin dejar mayores frutos para el país, destruyendo parte importante de nuestro territorio. Es por ello que vecinos y ambientalistas reiteran el llamado a respetar nuestro patrimonio y declarar inviable la iniciativa.(RADIO U. CHILE)