Que el gobierno desechara esta fórmula desató una molestia transversal en la minera estatal, que alcanzó al directorio, la administración y a los trabajadores de Codelco.

FOTO ENTRADA EDIFICIO CODELCO

Tanto la modalidad escogida por el gobierno para capitalizar a la minera estatal, como el monto autorizado (US$1.000 millones) gatillaron una fuerte molestia en la corporación, que cruza a la administración, al directorio y a los trabajadores.

La administración y el directorio de Codelco esperaban que en el último año de gobierno del presidente Sebastián Piñera, La Moneda, o más bien el Ministerio de Hacienda, cumpliera con uno de los principales anhelos de la corporación: el establecimiento de un mecanismo de financiamiento plurianual para la estatal, que evitara estar negociando año a año los montos de capitalización, y que le permitiera financiar su ambicioso plan de inversiones para la década, y que requiere recursos por US$27 mil millones manteniendo un nivel sano de endeudamiento.

De hecho, había hasta un compromiso de palabra para avanzar en esa línea.

Por ello, que el gobierno desechara esta fórmula desató una molestia transversal en la minera estatal, que alcanzó al directorio, la administración y a los trabajadores de Codelco.

Todo esto, porque sólo se le autorizó a la minera estatal retener US$1.000 millones de sus excedentes del año 2012 los que, además, provendrán de la utilidad contable del negocio con Anglo American, en el que la cuprera compró a la privada un porcentaje de Minera Los Bronces (ex Disputada de Las Condes) a un precio inferior al del mercado, lo que fue cuantificado en su balance anual como un aumento patrimonial, aunque no correspondan a recursos frescos.

EN EL CONGRESO
Ayer, el presidente ejecutivo de Codelco, Thomas Keller, participó de la sesión de la Comisión de Minería y Energía del Senado, la que estaba programada con antelación, y en la que se aprovechó de abordar el tema de la capitalización.

En esa instancia, Keller declinó referirse directamente a la polémica, planteando que se trata de un tema que ha sido manejado por el directorio, presidido por Gerardo Jofré, y no directamente por la administración.

La mesa de Codelco emitió un comunicado público la noche del martes, en el que destacó que los recursos son útiles pero inferiores a lo solicitado, lo que obliga a la minera estatal a revisar parte de sus inversiones, sin especificar de qué se trata exactamente.

Aún así, Keller deslizó que en su opinión el mecanismo de financiamiento de las inversiones debe ser revisado, sin entregar mayor detalle.

“Ojalá que pudiera haber un sistema de financiamiento consistente con el momento que vive la corporación. La corporación está embarcada en un programa de inversión de largo plazo. Vamos a estar invirtiendo sumas importantes en los próximos cinco años y me parece importante entonces contar con un programa de financiamiento que nos parezca consistente con la inversión”, dijo Thomas Keller en el Congreso.

LOS PROYECTOS EN ESPERA
Una vez fuera de la sala en la que se desarrollaba la sesión de la Comisión de Minería y Energía del Senado, Keller precisó algunos puntos a nombre de la empresa. Aseguró que pese a que Codelco no contará con los recursos esperados, esto no afectará la clasificación de riesgo de la compañía, que era uno de los principales temores que tenía la minera estatal, por cuanto estaba obligada a salir al mercado a buscar recursos, en un año complicado para el mercado financiero y, peor aún, abultando su ya elevado nivel de deuda.

Pero toda esta situación sí obligará a Codelco a revisar su plan de inversiones.

En mayo, la empresa anunció una reducción de US$300 millones de su plan de inversiones para este año 2013, como una señal de austeridad y también para adaptarse a la nueva realidad de precios.

No obstante, la decisión del gobierno obliga a Codelco a ser más drástico, y efectuar una revisión completa de las iniciativas del plan estructural de proyectos.

Eso sí, Keller precisó que las inversiones que podrían revisarse son aquellas que no tienen inversiones comprometidas, categoría en la que entran dos proyectos: Andina 244 y Súlfuros RT, el primero por más de US$6.800 millones y el segundo por alrededor de US$5.400 millones.

Ello, pues otros dos proyectos estructurales, Mina Ministro Hales (MMH) y Nuevo Nivel Mina Teniente ya están en  construcción. Chuqui Subterránea, en tanto, se encuentra en etapa de obras tempranas.

MANTENER LA PRODUCCIÓN
El problema central es que tanto Andina 244 como Súlfuros RT son claves para el desarrollo futuro de Codelco y para cumplir con la meta de llegar a fines de la década con una producción superior a las 2 millones de toneladas de cobre por año, manteniendo así la supremacía global en este mercado.

En el caso de Andina 244, esta es la única iniciativa que agregará producción (además de MMH, que entra este año), mientras que RT Súlfuros reemplazará la línea de óxidos de Radomiro Tomic, y que al actual ritmo de explotación se agotará hacia el año 2018.

No obstante, en el marco de la comisión, Keller planteó a los senadores que el plan estructural no debería verse mayormente afectado y que la minera seguirá trabajando para concretar este plan. Pero los senadores de la comisión acordaron oficiar al gobierno para manifestar la preocupación por la decisión adoptada por parte del Ministerio de Hacienda, liderado por Felipe Larraín.

Keller agregó que todo esto es un gran riesgo para el país. “Si Codelco no lleva a cabo estos proyectos los excedentes se reducirán hasta desaparecer en 2017”, fue tajante el máximo ejecutivo de la minera estatal.(PULSO)