La estatal seleccionará a un socio estratégico durante el último trimestre del año.

El litio no será concesible y seguirá siendo un activo estratégico para Chile. Así se definió al mineral en la “Política del Litio y la Gobernanza de los Salares”, que presentó ayer la Presidenta Michelle Bachelet junto a la ministra de Minería, Aurora Williams.

De este modo, el gobierno siguió la recomendación que había realizado hace un año la Comisión Nacional del Litio, la que se había creado para delinear la nueva institucionalidad en la materia, considerando los 52 salares con potencial que se conocen en el país.

Bachelet sostuvo que “esto no significa cerrar espacios para alianzas público-privadas y acoger el dinamismo privado”. De hecho, añadió que tiene confianza en que “el litio chileno no será un caso de desarrollo frustrado, sino un ejemplo de futuro bien construido”.

Uno de los elementos centrales de esta nueva política, es la creación del Comité Corfo para el Litio, el cual será presidido por Aurora Williams.

La instancia deberá, entre otras cosas, velar, coordinar y establecer con los organismos públicos respectivos la coherencia necesaria para la gobernanza adecuada de los salares para fijar las condiciones de exploración y explotación. También regulará los flujos máximos de extracción de las salmueras y contribuirá con la Comisión Chilena de Energía Nuclear en la definición de cuotas y/o programas anuales máximos de comercialización.

Otro objetivo relevante que tendrá el comité, que iniciará sus sesiones en marzo, será asesorar y acompañar al Ministerio de Minería en los procesos de licitación de la minería no metálica, en el otorgamiento de contratos especiales de operación, además de las asociaciones público-privadas y cualquier otro mecanismo que se implemente dentro de esta nueva normativa.

El rol de Codelco

En esta nueva política, remarcó Bachelet, “se instruye al Ministerio de Minería para que, en conjunto con Codelco, analice la factibilidad de constituir a la brevedad una filial, gerencia de Codelco u otro modelo de negocio, que tenga como finalidad el aprovechamiento de los salares de Maricunga y/o Pedernales, y que, además de su función productiva, sirva de contraparte de los contratos futuros y establecerá alianzas público-privadas priorizando la atracción de inversiones”.

La principal empresa estatal posee el 100% de la propiedad del Salar de Pedernales y 20% del Salar de Maricunga.

Oscar Landerretche, presidente del directorio de Codelco, reconoció que el sector privado ya ha mostrado interés en la materia.

“Nos han llegado cartas de intención de muchas empresas internacionales interesadas en el proceso”, dijo el ejecutivo.  “Y lo que se les ha respondido a todas es que el calendario que vamos a revelar (…) va a constituir un proceso abierto, con igualdad de condiciones para todos los interesados. Básicamente se les dijo que estuvieran a la espera de ese calendario”, agregó.

De acuerdo al Plan de Trabajo de Litio de la firma, se está analizando la búsqueda  de un socio estratégico que contribuya en dos grandes aspectos. Por un lado, en avanzar en la exploración para mejorar el conocimiento del recurso minero existente y, además, en progresar en los estudios de factibilidad que permitan estructurar un proyecto técnico y económicamente viable.

Para ello, estableció un cronograma con cuatro hitos clave. Así, se fijó que durante el segundo trimestre del año se definirá el modelo de negocio que se desarrollará, mientras que en el tercer trimestre se invitará a los potenciales socios estratégicos que quieran participar del proceso.

En paralelo, el tercer trimestre los potenciales socios podrán acceder a la información de los proyectos. Tras ello, en el cuarto trimestre de este año se realizará la fase de recepción y análisis de las propuestas técnicas-económicas. Y en ese mismo período se realizará la adjudicación del socio.

Sobre cuándo la compañía podría ingresar a la explotación de este mineral, Landerretche dijo que a ambos salares les falta tiempo para que sean evaluados, razón por la que estimó que recién en “algunos años” podría ocurrir esto.

“Ahora, es importante que los chilenos sepan que los salares de Pedernales y Maricunga son relativamente pequeños relativos a los otros salares que administra el Estado, particularmente el de Atacama. Por lo tanto, en el mejor de los casos, esto va a ser un negocio que va a ser importante, que genera un conjunto de señales estratégicas para el país, pero que no tiene la escala del otro negocio de Codelco (el cobre)”, aseveró.

El potencial

“El tamaño del mercado del litio es mucho menor que el del cobre. Simplemente desde el punto de vista cuantitativo, es muy difícil pensar que el litio va a tener un rol tan importante como el que ha tenido el cobre en más de un siglo para la economía chilena”, afirmó Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining.

El ex director de Cesco agregó que, de todos modos, existe una perspectiva de que el litio juegue un rol importante en algunas de las tecnologías que se prevén con mucho potencial: almacenamiento de energía en las baterías y a mayor escala, en los autos eléctricos, en las energías renovables no convencionales (ERNC), entre otras. En el fondo, en aplicaciones que serán importantes por el cambio climático.

En una línea similar, Gustavo Lagos, académico de la Pontificia Universidad Católica (PUC) y experto del sector, dijo que “el mercado del cobre es mucho más grande que el del litio. Entonces, es difícil que este negocio se acerque al del metal rojo en el corto y mediano plazo”.

Según cifras del Banco Central (BC), las exportaciones chilenas de cobre en 2015 llegaron a US$ 31.125 millones, mientras que las de litio totalizaron US$ 245 millones en el mismo periodo.

Lagos calificó también como “muy positivo” el anuncio de Codelco de licitar sus pertenencias en los salares de Maricunga y Pedernales. “Ahí debería llegarse a un acuerdo con una empresa de clase mundial que sepa explotar el litio y que no sean las empresas que ya están en Chile, de modo tal que se pueda diversificar el mercado”, dijo. También afirmó que, eventualmente, debería ser la empresa de clase mundial la que controle los salares y no Codelco, pues no tiene expertise y debe enfocarse en su negocio principal: el cobre.

En tanto, Guajardo remarcó que “Codelco no tiene expertise en litio, por lo tanto, me parece más razonable que la compañía desarrollara este mineral a través de joint venture con socios que sí tengan la tecnología, el conocimiento y el capital, mientras que Codelco podría aportar sus pertenencias en los salares”.(LA TERCERA)