Comunidad Quechua firmó un acuerdo metodológico para la consulta. Proyecto es vital para continuidad de la operación.

¿Otro proyecto apoyado por el Gobierno?

El Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) logró firmar un acuerdo metodológico con las comunidades indígenas opositoras al proyecto de continuidad de Minera Cerro Colorado, iniciativa clave de BHP Billiton en el país (que implica una inversión de US$467 millones), ya que permitiría asegurar la continuidad de esta operación hasta el año 2023. De lo contrario deberá bajar la cortina en 2016.

En el acuerdo de 12 páginas gestionado por el Gobierno, la comunidad Quechua de Quipisca se comprometió a desarrollar un proceso de diálogo tripartito en el cual participará el SEA, Minera Cerro Colorado y la comunidad, en el marco del proceso de consulta indígena (PCI). Con esta carta de navegación las perspectivas para el desarrollo del proyecto podrían comenzar a destrabarse.

Según el SEA, este proceso de acercamiento es relevante ya que “el Estudio de Evaluación Ambiental (EIA) del proyecto fue ingresado al SEIA, previo a la entrada en vigencia del nuevo reglamento del sistema (2013), además de no existir en esa época un mecanismo claro y definido respecto de la implementación de ese proceso de consulta”.

Según el  acuerdo metodológico de consulta indígena, éste se deberá desarrollar de buena fe y servirá “para respaldar y garantizar el cumplimiento de los eventuales acuerdos que alcancen las partes involucradas en el proceso (…) de modo que (la comunidad) pueda influir sustancialmente en el proceso de evaluación ambiental del EIA y en la RCA que eventualmente recaiga sobre el proyecto”, apunta.

En el acuerdo, el servicio describe algunos de los compromisos de la empresa, como por ejemplo, no alterar la forma de vida de la comunidad, realizar un levantamiento arqueológico, financiar proyectos de investigación y difusión, además de resguardar los recursos hídricos de sus vecinos.

Una vez culminado el proceso de consulta del proyecto de BHP Billiton, los acuerdos deberán ser registrados en el Informe Consolidado de Evaluación (ICE) del proyecto, en el permiso ambiental y posteriormente deberán ser monitoreados por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), apunta la carta de navegación.

El ritmo de explotación actualmente requiere de la extracción de un promedio aproximado de 56.490 toneladas por día de mineral y una remoción de estéril de alrededor de 180.000 toneladas por día, según afirma el EIA de la compañía.

Según expresó Joaquín Villarino, Presidente Ejecutivo del Consejo Minero, durante la cena anual de la Sofofa, Cerro Colorado sería uno de los proyectos que el Gobierno podría apoyar en el marco de las iniciativas prioritarias para reactivar la economía y la inversión.