Canadiense vendería en US$1.000 millones el 50% de su mina Zaldívar, en el marco de un estricto recorte de deuda. Según publicó anoche Bloomberg, las propuestas de la controladora de Escondida y de Teck serían las que seguirían en el proceso.

Desde abril de este año, la mina de cobre Zaldívar, principal operación de la minera canadiense Barrick en Chile, está con cartel de venta.

La decisión de la compañía, gestora del proyecto aurífero binacional Pascua Lama, atrajo la atención de importantes players de esta industria a nivel internacional, dado el potencial que tiene el yacimiento y las potenciales sinergias con otras operaciones ubicadas en esa zona.

En los últimos días este proceso se aceleró, cerrándose la lista a sólo cinco actores que presentarían ofertas en una segunda ronda. Esto, coincidentemente con la decisión de Barrick de sumar al canadiense Toronto Dominion Bank para que colabore en la toma de decisión. Según trascendió en el mercado, las empresas que presentaron propuestas a Barrick y que siguen adelante en el proceso serían cinco: el brazo minero del grupo Luksic, Antofagasta Minerals; la también canadiense Teck, en asociación con inversionistas chinos, Glencore, Hudbay Minerals y otro actor de origen chino cuyo nombre hasta ahora se desconoce.

Sin embargo, un cable de Bloomberg señaló anoche que sólo seguían en carrera dos ofertas: la de Teck y una nueva, que correspondería a BHP Billiton.

Vecinas

En el caso de esta última, la operación tendría sentido dado que Escondida, el mayor activo de BHP en el país, es aledaña a Zaldívar, lo que podría provocar sinergias importantes entre ambas.

Respecto de Teck, la canadiense tiene dos proyectos en Chile: la segunda etapa de Quebrada Blanca (QB2) y Relincho. Sin embargo, esta última iniciativa está siendo reestudiada para mejorar sus indicadores de rentabilidad y se optó por bajar su ritmo de ejecución. La norteamericana cuenta con dos operaciones en Chile: Quebrada Blanca y Carmen de Andacollo.

Según las versiones de prensa, las ofertas bordearían los US$1.000 millones por el 50% de la operación, que en 2014 produjo 100 mil toneladas de cobre en cátodos. En abril, balances preliminares establecían el valor total del activo en unos US$2.000 millones, cifra que está en línea con el valor señalado para la mitad de la operación.

Todo, en el marco de un plan de la minera canadiense por desprenderse de activos para reducir sus niveles de deuda. El plan de la compañía es reducir en US$3.000 millones su nivel de deuda.

El gigante

Tras comprar Xstrata hace un par de años, Glencore se instaló entre las mayores productoras de cobre del mundo, desplazando incluso a Codelco que perdió el liderazgo mundial en este mercado. Y aunque en Chile es dueña de Lomas Bayas, de la fundición Altonorte y del 44% de Collahuasi, está interesada en crecer en el país.

Además de Zaldívar, la minera suena para quedarse con los activos en el país que puso en venta Anglo American, en su división Norte de Chile que incluye la mina Mantos Blancos y la fundición Mantoverde. Una vez concluida la venta de Zaldívar, se espera que Barrick se concentre en sacar adelante el proyecto Pascua Lama, que fue detenido en la mitad de la construcción para resolver aspectos ambientales. Antes de eso, Barrick deberá resolver precisamente la situación judicial pendiente.(PULSO)