En un poco más de un mes debería concretarse fusión Xstrata-Glencore.

FOTO FUSIÓN XSTRATA GLENCORE

La caída, modesta en relación con el desempeño del sector, estuvo en línea con las expectativas del mercado.

El gigante de las materias primas Glencore reportó una caída del 25 por ciento en sus ganancias del 2012 por un descenso de los precios, a poco más de un mes de completar su fusión con la minera Xstrata.

La caída, modesta en relación con el desempeño del sector, estuvo en línea con las expectativas del mercado y fue una reivindicación para el jefe de Glencore Ivan Glasenberg, quien dijo el martes que era optimista sobre el inminente cierre de la mayor fusión de la industria y que estaba listo para sacar ventaja de los infortunios de sus rivales mayores.

Una nueva generación de ejecutivos al mando de los principales jugadores globales de la industria está predicando una mayor austeridad, bajo el escrutinio de los accionistas y en momentos en que algunas de las compras realizadas arrojan resultados pobres, haciendo perder a la industria miles de millones de dólares.

Se espera que esto incremente un número significativo de activos a la venta, a medida que los grandes jugadores se retiran de los mesas de negociaciones.

«Esas oportunidades estarán allí, eso es algo nuevo en la industria», dijo Glasenberg a Reuters en una entrevista.

«La competencia será menos feroz que antes. Muchas compañías mineras están volviendo a evaluar sus carteras, hay aversión, hay nuevos directores ejecutivos y, como todos nosotros, están bajo presión de los inversionistas», agregó.

El mercado ha estado esperando una hoja de ruta para el acuerdo Glencore-Xstrata -que se espera sea la cuarta empresa minera diversificada más grande del mundo- y quería que Glencore diera más detalles de su estrategia post-fusión el martes.

Pero la compañía, que aún espera la aprobación de las autoridades regulatorias chinas, dejó a los inversores sin más información.

Las preguntas incluyen de qué bienes se desharían Glasenberg y su equipo, incluyendo algunos en jurisdicciones duras como Argentina y Filipinas, que se espera estén en el marco de acuerdo.

Glasenberg sólo dijo que el grupo revisará la cartera combinada, pero la potencial venta de algunos activos ya ha causado fricción entre los dos equipos directivos.

El jefe Glencore fue optimista sobre los efectos potenciales, diciendo que su foco estaba en los equipos en las minas, no en los gerentes.

Sus comentarios probablemente generen especulación sobre la partida de jefes de divisiones de Xstrata, incluyendo a su director del área de cobre, Charlie Sartain. Glasenberg declinó hacer comentarios al respecto.(EMOL)