A juicio de la FTC, dicho decreto fue dictado con infracción a normas del Decreto Ley 1.350 de 1976, que creó Codelco.

FOTO RAIMUNDO ESPINOZA FTC CODELCO

La Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), presidida por Raimundo Espinoza, interpuso una demanda de nulidad de derecho público contra el decreto supremo exento Nº 217 de junio de 2013 del Ministerio de Hacienda, que autorizó una capitalización de US$ 1.000 para Codelco este año.

A juicio de la FTC, dicho decreto fue dictado con infracción a normas del Decreto Ley 1.350 de 1976, que creó Codelco.

Espinoza sostuvo que, a juicio de la FTC, dicho decreto supremo infringió el artículo 6 del D.L. 1.350, que obliga a la autoridad a asegurar la competitividad de Codelco, “lo que no hizo al asignar menores recursos que los requeridos por la empresa para la formación de fondos de capitalización y reservas, indispensables para el desarrollo de sus proyectos estructurales, fundamentales para la viabilidad de Codelco”.

En forma paralela, la FTC pidió audiencia y entregó una carta el Presidente Sebastián Piñera, en la que enfatizan la necesidad de que el gobierno envíe al parlamento un proyecto de ley para que se autorice al ministro de Hacienda para que, mediante un decreto expedido, efectúe durante los cuatro meses siguientes a la publicación de la ley un aporte extraordinario de capital a Codelco por un monto de US$ 1.200 millones.

También piden al mandatario “hacerse cargo de la situación de mediano y largo plazo que debe enfrentar Codelco”.

A comienzos de julio el Ministerio de Hacienda informó que autorizó una capitalización para Codelco de US$1.000 millones, la que se financiaría con parte de las utilidades retenidas de la compra de la participación de la firma estatal en Anglo Sur a Anglo American en 2012.

Esa transacción reportó a Codelco una utilidad superior a los US$ 3.000 millones, pero no le agregó recursos líquidos.

El directorio había solicitado capitalizar la totalidad de los US$3.032 millones obtenidos por la operación de Anglo American, además de otras utilidades de 2012, con flujos de caja de 2013, para financiar su plan de inversiones.

Los trabajadores alegan que la capitalización de las utilidades retenidas no significa recursos frescos para la corporación. Ello, porque el negocio de Anglo generó una ganancia que no se ha traducido aún en ingresos.

Codelco compró el 24,5% de Anglo Sur en US$1.700 millones, activo que tenía un valor de mercado superior a US$5.000 millones.

La diferencia se contabiliza como utilidad, pero no ingresa a la firma mientras no venda ese porcentaje. De hecho, Codelco reportó en 2012 excedentes por US$ 7.518 millones, pero entregó al Fisco US$ 4.000 millones. El saldo quedó como utilidad retenida. (LA TERCERA)