A través de un comunicado de prensa, la directiva del sindicato Lumina Copper  minera Caserones, informó del fracaso de un nuevo intento por alcanzar un acuerdo en el marco de una negociación colectiva anticipada. Ahora, la negociación colectiva se realizará bajo la normativa que establece la ley.

A continuación el comunicado del sindicato Caserones :

“En reuniones de asambleas de socios del sindicato Mina efectuadas la semana del 16 de febrero, el 100% de los socios decidió rechazar la propuesta de la compañía, fracasando por segunda vez un intento por llegar a acuerdo dentro del un proceso de negociación colectiva anticipado en minera Caserones.

Conforme con lo anterior, el sindicato procedió a presentar el Proyecto de Contrato Colectivo, y la negociación colectiva deberá regirse por las normas y etapas que al efecto establece la ley.

Consultados los Directores del Sindicato, el rechazo por parte del 100% de los socios a la propuesta presentada por la Compañía, se debió fundamentalmente a que dicha propuesta continuaba no haciéndose cargo de aspectos fundamentales para la organización en materia de reajuste real a los sueldos base; convenios con centros hospitalarios, seguros, escolaridad, bonos de producción mensual y anual de montos razonables y seguía sin reconocer debidamente el traslado que diariamente –en buses dispuestos por la Compañía- efectúan los trabajadores hasta la faena, traslado que ida y vuelta demora dos horas y media y durante el cual los trabajadores deben pasar desde los 2.0000 msnm y hasta los 4.600 msnm.

Agregan que resulta incomprensible que en este segundo intento por llegar a un acuerdo, la Compañía haya mantenido su posición en orden a no garantizar la gratificación legal, cuestión reconocida en todos los instrumentos colectivos del sector minero, incluidas faenas de la pequeña minería.

Por otra parte, expresan que tampoco la Compañía ha comprendido que no resulta atendible comparar los actuales beneficios con los que ha ofrecido, pues dicho beneficios responden a un Convenio Colectivo que fue celebrado cuando Caserones era proyecto y aún no entraba en producción, como sí ocurre hoy.

El Sindicato espera que en el proceso reglado exista una mayor injerencia de los dueños – Caserones es de propiedad de 100% de capitales japoneses-, pues este segundo fracaso genera un escenario altamente complejo”.