A finales del mes de Enero 2012 se realizó en la Ciudad de Davos en Suiza la 42° Edición del Foro Económico Mundial, en el marco del duro momento que vive Europa, teniendo como principal problemática la reestructuración de la deuda griega, quedando claro que las medidas aplicadas para enfrentar la crisis y salvar a los bancos a costa de recortes sociales y ajustes han frenado el desarrollo económico y encarecido el costo de la vida en estas regiones afectadas por la crisis mundial.

 Viendo este escenario encontramos como cada día más fracasa el llamado modelo capitalista y esto se reflejo en el desarrollo del foro donde sus mismos integrantes se han opuesto a criterios capitalistas mostrándose así la necesidad de alternativas fuera de ese sistema, las cuales deben ser capaces de garantizar el desarrollo sostenible y equitativo de las naciones. La crítica al foro y al sistema capitalista es que no fueron capaces en su momento de pronosticar la crisis que se avecinaba, además de no proponer medidas eficaces que la frenaran mas allá de los discursos y grandes propuestas sin cumplir. Los debates y disertaciones en el que los integrantes de este evento se centraron van dirigidos a la refundación del capitalismo, sin tomar en cuenta que fue y es ese sistema capitalista que ha reinado en décadas pasadas el responsable de toda esta crisis, y no hay que refundarlo , ya que un sistema donde la acumulación de dinero este en manos de unos pocos en desmedro del bienestar de los pueblos hay que eliminarlo por completo y no buscarle soluciones que no han llevado ni llevaran a nada positivo.

 Los participantes de este foro económico los cuales hacen ver su “supuesta” preocupación por la crisis de la Eurozona y la hambruna en África, llegaron en lujosas limosinas, aviones y helicópteros privados, hospedándose en lujosos hoteles, evidenciándose un marcado doble discurso donde los lujos y la pomposidad fueron los protagonistas en un mundo donde los pueblos están muriendo de hambre y las naciones se hunden en deudas impagables, implementando programas para que los inversionistas y trasnacionales rescaten sus capitales sin observarse ninguna intención en ayudar a los más necesitados y afectados por esta crisis.

 En contraposición a todo este escenario, se reunió en Porto Alegre el Foro Social Mundial, con el fin de debatir sobre las terribles consecuencias del sistema neoliberal en el mundo, escuchando y debatiendo las propuestas alternativas que desde los movimientos sociales deben ponerse en práctica para defendernos del proceso de crisis financiera que afecta al mundo donde las potencias económicas están más preocupadas en salvar sus bancos a costa de recortar la seguridad social de los pueblos. En Davos se reunieron hombres de negocios para salvar el insalvable sistema capitalista y el Porto Alegre se reunieron lideres de gobiernos progresistas y movimientos sociales que por décadas fueron víctimas de las recetas aplicadas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, donde las naciones progresistas han ganado independencia y autodeterminación integrándose en organismos regionales donde el mercado no está por encima del bienestar de los pueblos, donde crece y se desarrolla nuestra economía a la par que hacemos inversión social en pro de los habitantes de nuestras naciones.

 Para concluir se puede observar el fracaso de Davos, foro el cual se diluyo en el temor de los medios financieros y políticos a que la crisis de la deuda que azota la eurozona se expanda al resto del mundo, centrándose en exhortaciones a Europa a que tome medidas sobre la inminente crisis, con un vació discurso de la canciller alemana y de los distintos funcionarios que allí se pronunciaron sin elementos que infundieran confianza o esperanza sobre cómo superar esta crisis, en otras palabras al termino de este foro donde se fue una gran cantidad de dinero en lujos y parafernalias el mundo no vio soluciones reales por parte de empresarios y magnates económicos, solo se observo la terquedad de insistir en salvar un modelo capitalista para seguir lucrando a las grandes trasnacionales a costa de la desgracia de los pueblos. (APORREA.ORG)

amartinez@parlatino.org.ve