La formulación de cargos es el inicio de un procedimiento sancionatorio. El infractor tiene 10 días para presentar propuesta reparatoria.

 

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) formuló cargos en contra de la Compañía Contractual Minera Candelaria (CCMC), titular del proyecto minero del mismo nombre, ubicado en la comuna de Tierra Amarilla, Región de Atacama, tras detectar 7 incumplimientos ambientales de carácter leve y 9 clasificados como graves.

 Foto: Somos Minería

Minera Candelaria se ubica en Tierra Amarilla, III Región.

Foto: Somos Minería

La fiscalización al proyecto se realizó en los años 2013 y 2014, por funcionarios de la SMA, en conjunto con las direcciones regionales de Sernageomin, Conaf, Directemar, SAG y Vialidad, todas integrantes de la Red Nacional de Fiscalización Ambiental (Renfa).

Entre las infracciones imputadas a CCMC, se encuentra el incumplimiento grave de las medidas de riego para evitar dispersión de material particulado; disponer residuos líquidos en forma no autorizada en la zona de playa; iincumplimiento de compromisos de mantenimiento de la estructura vial; construcción del acueducto Chamonate-Candelaria y la línea de transmisión eléctrica, siguiendo un trazado distinto al autorizado.

La infracción más relevante detectada en las fiscalizaciones es el incumplimiento del compromiso de rebajar los consumos de agua fresca, en virtud de la creciente recirculación de aguas provenientes del depósito de relaves y de la inserción de aguas tratadas y desalinizadas al sistema, causando un importante detrimento en la disponibilidad de las aguas subterráneas del acuífero del Río Copiapó. Esta infracción fue clasificada como grave.

La SMA advirtió que la formulación de cargos es el inicio de un procedimiento sancionatorio. En tanto, el infractor tiene 10 días de plazo para presentar un programa de cumplimiento. Además, cuenta con 15 días de plazo para formular descargos ante esta Superintendencia, tras lo cual continúa el proceso sancionatorio.

Minera Candelaria es la empresa que opera la mina de cobre del mismo nombre, ubicada en la región de Atacama (III), en el norte de Chile. Sus instalaciones comprenden una planta de trituración, un concentrador y un puerto conocido como Punta Padrones. La mina fue descubierta en 1987 como un depósito de cobre, oro y óxido de hierro, y comenzó a operar en 1993. Hasta octubre del 2014 la compañía estuvo controlada por la estadounidense Freeport McMoRan Copper & Gold (80%) y el consorcio japonés Sumitomo (20%). Lundin Mining Corporation compró la participación de Freeport McMoRan Copper & Gold en noviembre del 2014.(TERRA)