FOTO RESCATE 33 MINEROS

Tras el lamentable accidente ocurrido la mañana del sábado al interior de la mina Renato, en las cercanías de Paposo, donde un desprendimiento de material terminó con la vida del trabajador identificado como Marcos Rojas Arce de 26 años de edad, la Federación Minera de Chile nuevamente reiteró sus críticas a las deficientes condiciones de seguridad existentes en la totalidad de las faenas mineras, en especial en el sector de la pequeña minería y pirquineros.

En este sentido, Agustín Latorre director de comunicaciones de la FMC dijo que “se trata del segundo accidente fatal en el primer mes del 2013 en la segunda región. El primero ocurrió en Codelco donde un trabajador murió al volcarse un camión en una planta de relaves, lo cual demuestra que las condiciones de seguridad en el sector minero no han variado desde el rescate de los “33” mineros en octubre del 2010”.

“Está a la vista que el Sernageomin no ha cambiado mucho desde el accidente de los 33 mineros en San José. No hemos visto las grandes transformaciones que supuestamente se venían. Hay que analizar si hay empresarios de la pequeña o mediana empresa están efectivamente invirtiendo en seguridad. Al parecer eso no ha pasado”, señaló el dirigente.

Agregó que “no es posible que se apliquen las mismas exigencias a las grandes mineras como a los pequeños empresarios y pirquineros donde los recursos son muy limitados. Evidentemente en Chile falta una política de fomento hacia estos sectores, que permita que sean rentables y seguros”.

Agustín Latorre precisó que según los datos del Sernageomin, “tras el accidente en la mina San José, el 2010 concluyó con 45 fallecimientos. Después, el 2011 29 trabajadores murieron en accidentes, mientras el año 2012 se registraron 25 trabajadores fallecidos. Las estadísticas nos indican que sólo se trata de promesas incumplidas por parte del gobierno el cual no ha logrado mejorar las condiciones laborales de los mineros, principal sustento de la economía del país”.

Frente a esta situación la Federación Minera de Chile emplazó al gobierno a “terminar con la externalización de las funciones que les corresponden al estado en materia de protección de los trabajadores, impulsando una verdadera política de desarrollo minero en el país, la cual no sólo favorezca a las empresas, sino también proteja y resguarde los derechos de los trabajadores”.