Preocupación y molestia existe en el sector de los trabajadores mineros del país , frente al envío de proyectos al parlamento los cuales dicen relación con las problemáticas de salud, seguridad e impacto ambiental, y donde la opinión de los trabajadores no ha sido considerada ni tampoco se han tomado en cuenta los Convenios OIT sobre el particular. 

Esta preocupación y molestia se acrecienta cuando el gobierno desconoce una propuesta de normativa de trabajo en altura intermitente que está avalada por años de estudios de profesionales de la salud y de distintas organizaciones sindicales mineras, pretendiendo iniciar nuevos estudios que podrían demorar hasta 2 años , desechando los avances alcanzados hasta ahora.

La salud de los trabajadores mineros no puede esperar más, en la actualidad consideramos que existe valiosa información la cual puede ser la base de un nuevo marco regulatorio de las condiciones de trabajo en altura intermitente, sin perjuicio de realizar nuevos estudios, que aporten al enriquecimiento de los esfuerzos realizados.

Chile es reconocido por su potencial minero, siendo uno de los mayores productores  a nivel mundial , en minería metálica y no metálica. Sin embargo,  en nuestro país , perduran normas que no van de la mano con el avance de la ciencia médica y el desarrollo tecnológico, sometiendo a los trabajadores a condiciones que en muchos casos resultan mortales, sin que el gobierno considere nuestra opinión pero si la de las empresas mineras y el Consejo Minero.

Es por este motivo, que en el marco del VI Congreso de la Federación Minera de Chile y ante la aplicación de la encuesta ”Trabajo en Altura Crónica Intermitente”  a los trabajadores de nuestros sindicatos socios : Escondida , Lomas Bayas , Zaldívar, Quebrada Blanca, además de Manto Verde, declaramos lo siguiente :

Al respecto ,de acuerdo a la información recabada sobre el origen, metodología y alcance  del estudio, consideramos que este  no goza de los elementos básicos para otorgar confianza sobre su implementación y eventuales resultados.

En efecto, dicho estudio ha sido encargado al Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, el que no integra profesionales con la adecuada experiencia en el tema, especialmente, en lo relativo a las condiciones de trabajo en sistemas de turnos aplicados en Jornadas Excepcionales utilizados en faenas mineras ubicadas en gran altitud.

Asimismo, el diseño del estudio ha sido realizado sin considerar previamente la opinión autorizada e informada de los representantes de los trabajadores del rubro, incluso de autoridades públicas sanitarias que han acumulado una serie de información médica relevante. En efecto, quienes somos los principales afectados, no hemos tenido participación o representación en el diseño del proyecto o en la metodología que se pretende aplicar y mucho menos en los aspectos que realmente nos interesa que se investiguen, basado en los reales problemas que se han detectado en los trabajadores enfermos.

Tal es así, que este supuesto estudio no contempla exámenes como la “polisomnografía de sueño”, orientado a establecer la real “calidad de sueño” de los trabajadores, hecho que genera la ”pérdida de memoria” de quienes llevan algunos años trabajando en Altura Crónica Intermitente.

Además, este “estudio” no considera exámenes para detectar el  D.O.C (Daño Orgánico Cerebral) que ya tienen diagnosticado algunos trabajadores mineros y que es producto de la falta de adecuada oxigenación de los tejidos cerebrales.

Por otra parte, el  “estudio médico” sólo se pretende realizar en 5 faenas mineras; 2 de estas faenas ubicadas a menos de 1.300 m.s.n.m -LOMAS VAYAS (1.300m.s.n.m.) y MANTO VERDE (850 m.s.n.m)-, 2 faenas mineras ubicadas por sobre los 3.000 m.s.n.m, -ZALDIVAR (3200 m.s.n.m) y ESCONDIDA (3.050 m.s.n.m.)- y sólo 1 faena ubicada por sobre los 4.000 m.s.n.m, -Teck QUEBRADA BLANCA (4.400 m.s.n.m.)-.

La muestra de empresas la estimamos reducida, además de dispersa, más aún cuando no se entregarán resultados individuales por faena, no discriminándose entre la cantidad de años de exposición a la altura ni los mayores niveles de altitud en que trabajan y duermen los trabajadores, haciéndose sólo una entrega “general “ de toda la información, lo que impide sacar conclusiones válidas.

Este estudio incompleto se explica evidentemente en que su fuente de financiamiento está dada por las principales organizaciones empresariales de la industria, parte interesada en el tema, que quedaría expuesta a una serie de consecuencias de establecerse la real y  aguda situación de salud que enfrentan varios trabajadores del sector, originadas en el trabajo en gran altura.

Por lo anterior, rechazamos rotundamente la participación de nuestros trabajadores asociados en este estudio y realizamos un llamado a no participar de esta muestra,  mientras no sea realizada por una entidad idónea que considere un marco metodológico y médico apropiado, un estudio serio sobre esta grave problemática, ambas situaciones definidas de común acuerdo por todos los actores del sector.

Sin otro particular :

Directorio Federación Minera de Chile.-