FMC : «no a la impunidad».

foto juan pablo jiménez 2

La Federación Minera de Chile, junto con enviar las condolencias a su familia y compañeros de trabajo, lamentó la muerte del dirigente sindical Juan Pablo Jiménez, presidente del sindicato de trabajadores de la empresa Azeta, que presta servicios a Chilectra.

Al respecto, Agustín Latorre, director de comunicaciones de la FMC , señaló que “existe consternación en el mundo de los trabajadores, en especial al interior del movimiento sindical. Las circunstancias en que ocurrió la muerte de Juan Pablo Jiménez nos recuerdan a una etapa de la historia de nuestro país que nadie quiere repetir. Existen muchas dudas y exigimos a las autoridades encargadas se logre determinar a los responsables y que este hecho no quede en la impunidad”.

“El dirigente Juan Pablo Jiménez fue encontrado sin vida el pasado jueves al interior de dependencias de la empresa Azeta ubicada en la comuna de San Joaquín. La PDI en sus primeras declaraciones dijo que la muerte de Juan Pablo se debió a una bala loca. Estas declaraciones, nos parecen de mucha ligereza y liviandad, en otros países como Colombia, México y Sudáfrica por nombrar algunos, las balas locas que matan dirigentes sindicales son cosa recurrente”.

Agustín Latorre, agregó que “frente al lamentable fallecimiento del presidente del sindicato de la empresa Azeta, Juan Pablo Jiménez, la Federación Minera de Chile solidariza en este momento de dolor con los familiares y amigos, y a la vez solicita una rigurosa investigación que permita aclarar las circunstancias de este hecho,  como así también quien  fue el autor del disparo que terminó con la vida de nuestro compañero”.

Según los antecedentes que se han conocido en las últimas horas, Juan Pablo Jiménez lideró un reñido proceso de negociación colectiva, que culminó en diciembre de 2012, donde se votó la huelga por parte de los trabajadores, no arribando a acuerdo con la empresa. Posteriormente, la asamblea sindical decidió acogerse a lo dispuesto por el artículo 369 del Código del Trabajo, lo que habría molestado a los dueños de la empresa, porque significaba repetir la negociación colectiva en el plazo de un año.

Además, el dirigente había presentado numerosas denuncias por abuso laboral y por condiciones deficientes de seguridad en el trabajo, en contra de la empresa que presta servicios a Chilectra y que se encargan de reponer el servicio eléctrico, desarrollando sus labores en condiciones de alta peligrosidad.

“Estamos frente a un hecho que despertó la alerta en el movimiento sindical ya que la misteriosa muerte de Juan Pablo Jiménez nos hace recordar una época en que los dirigentes eran perseguidos y asesinados por luchar por los derechos de los trabajadores”, concluyó el director de comunicaciones de la FMC.