Federación Minera de Chile manifestó su malestar ante los resultados de la investigación de la Superintendencia de Seguridad Social, acusando que se pone en duda los avances logrados con el Decreto 28.

 La Federación Minera de Chile consideró como “un traje hecho a la medida de las empresas”, el  “Estudio de los efectos de la exposición intermitente a gran altitud sobre la salud de trabajadores de faenas mineras, año 2016”, cuyos resultados fueron presentados en Antofagasta por la Superintendencia de Seguridad Social y la seremía del Trabajo.

Jorge Flores, director de salud de la Federación Minera de Chile, dijo que “se trata de un estudio sesgado, que pretende colocar en duda los negativos efectos que tiene , para la salud de los trabajadores , el trabajo en altura”.

“Este estudio es un enorme retroceso en relación al gran avance que significó el Decreto 28 del 2012 , que modificó el decreto 594 sobre condiciones sanitarias y ambientales básicas en lugares de trabajo. Los resultados que hemos conocido se contraponen con la información científica que existe y la cual indica que la exposición a hipobaria intermitente crónica por gran altitud puede producir  enfermedades neurológicas y cardiopulmonares,  como el mal agudo de montaña , policitemia, hipertensión pulmonar o trastornos del sueño y apnea obstructiva del sueño , entre otras patologías que están sufriendo los trabajadores que se desempeñan sobre los 3 mil metros sobre el nivel del mar”, precisó el dirigente.

La investigación “Efectos de la exposición intermitente a gran altitud sobre la salud de los trabajadores de faenas mineras”, se  inició el 2014 por parte de la Superintendencia de Seguridad Social, con la finalidad de establecer el efecto de las condiciones de trabajo y de empleo, sobre la salud y calidad de vida de los mineros que trabajan en situación de exposición a hipobaria intermitente crónica.